Actualidad

La Ingeniería Civil y el incremento de población en las áreas rurales

Jueves, 07 Octubre, 2021

La España Vacía o Vaciada es un concepto recientemente acuñado por los medios de comunicación y políticos, utilizándolo para referirse a “los territorios despoblados españoles” (BBC). Con origen en el ensayo “La España Vacía, viaje por un país que no fue” de Sergio del Molino y publicado en 2016, esta situación ha dado mucho de qué hablar, también durante la pandemia. 

Si en una primera fase, percibíamos como se incrementaba el número de habitantes de los pueblos, con el fin de pasar lo más duro del confinamiento en un ambiente rural, esta situación se ha visto perjudicada por la vuelta a la “normalidad”. El principal motivo del retorno a las grandes urbes, una vez superada la crisis inicial, es la falta de infraestructuras y el establecimiento de un sistema de concentración, tal y como explica Alipio J. García para la web Geografía Infinita: “La despoblación de unos territorios en beneficio de la acumulación de población en otras partes de esos territorios –las ciudades- es condición inherente al funcionamiento del sistema. Sin cambiar el sistema no cambiará la tendencia”.

Mientras tanto, recomiendan los expertos, lo mejor es entender la ciudad de otra manera diferente, siempre teniendo como referente que la España Vacía seguirá vaciándose. Así lo entiende María Zúñiga, vocal del Colegio de Geógrafos: “nunca la utilización del espacio público ha estado tan condicionada por la distribución espacial de la población. […] Las propias ciudades necesitarán adaptarse a la situación que quedará después de esta pandemia, probablemente acercándose más a una ciudad más amable y peatonalizada, en la que los espacios públicos deban ser de calidad, más vivibles”.

Mucho se habla de las ciudades pero, ¿qué ocurre con los pueblos? En primer lugar, hay que tener en cuenta que no todos son iguales. Por un lado, encontramos el medio rural y el medio agrario. Si lo analizamos desde el punto de vista del urbanismo y de la población, encontramos:

  • Medio periurbano. Se trata del medio rural que está muy afectado por las áreas urbanas.
  • Rural enclavado. Un entorno menos accesible (también condicionado por la geografía) y en situación de abandono (lo cual no es igual a la despoblación). 

Estas definiciones, que pertenecen a Juan Luis de las Rivas, Doctor Arquitecto y Catedrático de Urbanística y Ordenación del Territorio, nos hacen pensar en que la generalización del entorno rural es imposible y que cada área ha de tomarse como independiente, siempre teniendo en cuenta sus circunstancias. 

Estudios como “Un medio rural vivo y sostenible 2021” del Consejo Económico y Social de España, analizan la situación real de este entorno, en materias sociales y, por supuesto, de infraestructura. En total, se tratan cuando grandes ámbitos: situación socioeconómica; infraestructuras y servicios; patrimonio ambiental, histórico, cultural y claves para el desarrollo rural; y políticas públicas.

Infraestructuras y servicios

Si bien la Ingeniería Civil incide en todos los ámbitos de la sociedad, en este artículo del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, vamos a enfocarnos en lo referente a las infraestructuras y a los servicios básicos en el entorno rural.

Según el informe “Un medio rural vivo y sostenible 2021”, “En las áreas rurales, especialmente en las de menor tamaño, persiste un déficit de infraestructuras y servicios que afecta a la cohesión social y territorial, y que se habría hecho aún más patente en la actual crisis económica derivada de la pandemia de COVID-19. Así, se observan una serie de estrangulamientos o deficiencias en algunos ámbitos relacionados con la inversión pública, referidos principalmente a la insuficiente provisión de ciertos servicios esenciales. De igual modo, sigue habiendo un déficit en infraestructuras de transporte, en equipamientos de telecomunicaciones (especialmente en el acceso a Internet de banda ancha), en el suministro energético o en el abastecimiento y depuración de aguas”.

En este último punto, tal y como detalla el informe, el 15% del agua se pierde por el mal estado de las infraestructuras, una situación que se agrava en municipios pequeños y medianos. A los daños en las infraestructuras, se suma su carencia (con la mitad de la red de depuración sin cubrir). 

Esta situación se extiende a los transportes, especialmente al sistema de carreteras. “estas infraestructuras siguen siendo deficientes en el medio rural, especialmente en lo que respecta al número de carreteras y a su estado y mantenimiento, detectándose problemas de accesibilidad entre núcleos rurales y entre éstos y las áreas urbanas. Persisten problemas de seguridad vial en las carreteras del medio rural, que dificultan el transporte tanto de viajeros como de mercancías y, en términos generales, no ha habido una correcta adaptación de las infraestructuras viarias a las nuevas implementaciones tecnológicas y métodos de producción del sector agrario”. 

Ante tanto problema, ¿cuál es la solución? Si bien el informe destaca, por encima de todo, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y las ayudas de la Unión Europea, en forma del proyecto NextGenerationEU, también incide en medidas más concretas: 

  • Movilidad. “La mejora de la movilidad, la implementación de nuevos enfoques en el transporte, como también para otros servicios públicos, requiere determinar con precisión la concreta tipología rural en cada caso, así como información ajustada sobre las necesidades de las poblaciones concretas y sobre el entramado territorial en el que se encuentran los distintos servicios, tanto para permitir una planificación más ajustada y flexible por áreas funcionales como de cara a la implementación de sistemas a demanda”. 
  • Transporte. Mediante la creación de puertos secos deslocalizados (con referencia a los puntos urbanos actuales) y la mejora de la red secundaria de carreteras, algo fundamental para el desplazamiento de mercancías y de personas. 

Todo lo contemplado hasta ahora en este artículo requiere de dos puntos primordiales: inversión y profesionales encargados de llevar a cabo la rehabilitación y la construcción de nuevos entornos que permitan incrementar una parte de España, la mayoritaria, que a día de hoy adolece de servicios y, por tanto, de población.

Más información, aquí.