Actualidad

Grandes Infraestructuras. El canal de Estambul

Viernes, 15 Octubre, 2021

El pasado 26 de junio se inauguraban las obras del canal de Estambul, el proyecto de Ingeniería Civil y político de Recip Tayip Erdogan, Presidente de Turquía. Presentado por primera vez en 2011, actualmente el canal de Estambul se considera como el gran proyecto personal del Presidente, el cual diseñó ya siendo Primer Ministro. 

Entre las características principales del canal, éste constará de “25 metros de profundidad y entre 250 y 1.000 metros de ancho (BBC)”, con el siguiente recorrido: “El canal correrá en dirección sur-nordeste a través del llamado "corredor Küçükçekmece-Sazlidere-Durusu". Parte de la ruta discurrirá por el lago Küçükçekmece, cercano al mar de Mármara, y desembocará en mar Negro a través de la represa de Sazlidere”. Este trayecto, del mar Mármara al mar Negro, supone un total de 45 kilómetros. 

El objetivo es liberar de tráfico el canal natural del Bósforo, estrecho y con un gran nivel de paso. No obstante esto, una de las principales víctimas será la mayor ciudad de Turquía: Estambul se convertiría en una isla. “Erdogan pretende así reducir el tráfico marítimo por el Bósforo, la histórica unión natural entre ambos mares y por donde pasan unos 48.000 barcos anualmente. Este tráfico lo convierte en uno de los canales con más tránsito de barcos a nivel mundial: el canal de Panamá tiene un tránsito de unos 14.000 al año (France24)”. 

En total, “el canal se construirá con un coste de más de US$8.000 millones, según las autoridades, y permitirá el paso diario de 185 barcos, frente a los 118-125 que atraviesan el Bósforo en la actualidad (BBC)”. 

Una obra que, si bien ha sido tratada por el gobierno turco como una de las grandes infraestructuras de nuestra época, ha despertado alguna que otra oposición en su país, proveniente especialmente de los municipios afectados, de los ganaderos y de los pescadores de la zona. Las razones, aparte de las que comentamos a continuación, se encuentran en el uso de otros medios de transporte de energía, más allá de los petroleros. Con menor peso de este combustible y con la existencia de los gaseoductos en la zona, parece que la infraestructura no será tan necesaria como parte del gobierno turco se resiste a creer. 

Problemas adicionales

El canal de Estambul forma parte de un proyecto mayor de inversión en Obra Pública del gobierno de Erdogan. A la inauguración del túnel subterráneo de conexión entre Asia y Europa, inaugurado en 2013, se unen otras infraestructuras clave: “Un nuevo aeropuerto en Estambul o el tercer puente sobre el Bósforo y el túnel Eurasia entre Europa y Asia -ambos abiertos en 2016- son solo una muestra de la política de grandes obras promovida por el gobierno turco (BBC)”. 

Pero a esta idea le acompañan una serie de problemas relacionados con la propia implantación de la infraestructura. Se trata del daño ecológico y la expropiación de viviendas y de tierras para el cultivo y para el ganado a lo largo de todo el territorio del nuevo canal, tal y como explica France24: “Mientras sus opositores alertan del peligro que supone para los ecosistemas de la zona, a tan solo 30 km al noroeste del centro de Estambul. Y es que además de las 350 hectáreas de bosque que tendrán que ser arrasadas, el trazado del canal pasaría por la presa de Sazlibosna, una de las fuentes de agua potable de la ciudad que, según ecologistas del Centro para la Justicia Espacial de Turquía, contiene 25 días de suministro de agua para los casi 16 millones de habitantes de Estambul. El paso del canal mezclará el agua salada con el agua dulce del embalse y la haría imbebible”.

La diferente salinidad del agua del Mármara y del mar Negro, además, acabaría con el ecosistema marino y otorgaría a la ciudad de Estambul de un olor profundo a agua estancada que, además, reduciría la calidad de vida de sus habitantes. 

Para terminar, tal y como apuntaba hace un par de semanas Jordi Joan Baños, corresponsal en Estambul para La Vanguardia, hay que añadir el efecto sobre posibles yacimientos: “El dilema acaso menos tratado sea el impacto arqueológico, porque nadie, incluido el Ayuntamiento de Estambul –en manos de la oposición, que encabeza la oposición al canal– quiere ser visto como un defensor del patrimonio griego o bizantino. […]A pocos kilómetros serpentea la muralla de Anastasio, de hace mil quinientos años, y los especialistas advierten de que entre esta y Estambul debe haber varias iglesias y monasterios por desenterrar, además de asentamientos prehistóricos”. 

A la hora de establecer la utilidad última de esta infraestructura, hace falta esperar a los problemas reales que irán surgiendo en torno al proyecto, así como a sus beneficios. 

Grandes Infraestructuras

Grandes Infraestructuras es una de las secciones mensuales del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas. Al igual que el resto del contenido recogido en el área de Actualidad de la web, Grandes Infraestructuras analiza las construcciones más llamativas llevadas a cabo por la Ingeniería Civil a lo largo de la historia de la humanidad. 

Para poder conocer más sobre esta iniciativa del CITOP y/o para participar en la sección, nuestros Colegiados pueden dirigirse a informacion@citop.es.