Actualidad

Día contra el Cambio Climático en el CITOP

Viernes, 22 Octubre, 2021

Durante todo el año, desde el Área de Comunicación del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, se ha hecho especial hincapié en el papel de la Ingeniería Civil para la disminución del Cambio Climático, así como en la reducción de los daños causados por las consecuencias de la contaminación, entre otros aspectos.

El próximo 24 de octubre la Organización de Naciones Unidas celebra el Día contra el Cambio Climático y, desde el CITOP, nos unimos a dicha fecha, con el compromiso habitual hacia este tipo de acciones por parte del Colegio. 

Para poder entender mejor qué significa dicha fecha, comencemos por la definición de Cambio Climático, según la ONU: “se refiere a los cambios a largo plazo de las temperaturas y los patrones climáticos. Estos cambios pueden ser naturales, por ejemplo, a través de las variaciones del ciclo solar. Pero desde el siglo XIX, las actividades humanas han sido el principal motor del cambio climático, debido principalmente a la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas”. 

Según el último informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y ONU Medio Ambiente, publicado este año, el Cambio Climático continúa creciendo, a pesar del parón producido por la COVID. 

Para poder revertir o frenar esta situación, desde la Organización de Naciones Unidas se ha puesto en marcha un marco jurídico de protección de acciones a favor de la sostenibilidad, que vienen determinadas por:

  • Convención Marco de la Naciones Unidas sobre Cambio Climático, con fecha de aprobación de 1992. “Actualmente un total de 197 países han ratificado la Convención, cuyo objetivo final es prevenir una interferencia humana "peligrosa" en el sistema climático”. 
  • Protocolo de Kyoto. Con origen en 1995, más de 120 países ya estaban ligados de una manera u otra al convenio en 1997: “Éste obliga jurídicamente a los países desarrollados que son Parte a cumplir unas metas de reducción de emisiones. El primer período de compromiso del Protocolo comenzó en 2008 y finalizó en 2012. El segundo período de compromiso empezó el 1 de enero de 2013 y terminó en 2020. Ahora hay 197 Partes en la Convención y 192 Partes en el  Protocolo de Kyoto”. 
  • Acuerdo de París. El más repetido en los últimos años en los medios de comunicación. Firmado en abril de 2016, actualmente su principal objetivo es “reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático manteniendo el aumento de la temperatura mundial en este siglo por debajo de los 2?C con respecto a los niveles preindustriales y proseguir con los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5?C”.

Entre los puntos básicos en los que operan las herramientas desarrolladas por la ONU contra el Cambio Climático, destacan establecidas en la Cumbre sobre la Acción Climática de 2019: “la industria pesada, soluciones ecológicas, ciudades, energía, resilencia e inversiones para el cambio climático”.

En lo que respecta a la Ingeniería Civil, desde el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, delimitamos los siguientes puntos esenciales en la lucha contra el Cambio Climático y desde la profesión: 

  • Nuevas medidas energéticas. Tanto la Unión Europea como España están llevando a cabo modificaciones legales para beneficiar la implantación de un nuevo sistema, basado en la obtención de energías limpias.

Tanto en modalidad de autoconsumo como de generación para el usuario final, las infraestructuras eólicas y fotovoltaicas son cada vez más necesarias. También para el aspecto económico: generan empleo cualificado, como el del Ingeniero Civil, y se desarrollan en entornos rurales, dándoles una vía alternativa de generación de beneficio. 

  • Ciudades sostenibles. En octubre urbano, no podían faltar las ciudades. Hasta hace pocos años con tráfico rodado sin controlar y con poco espacio para los peatones, las ciudades están cambiando su morfología. Un reto aún más difícil en la vieja Europa, que ha de conjugar un urbanismo de siglos anteriores con las nuevas necesidades sociales. 

Si bien la peatonalización de los centros históricos y la reducción de la velocidad a 30 kilómetros por hora en las zonas urbanizadas son las medidas más asumibles por parte de los gobiernos locales, llegan otras en los próximos meses. Aun queda por definir la nueva normativa del uso de los patinetes y nuevas fórmulas de movilidad en la ciudad y, por supuesto, la creación de espacios verdes en áreas donde se ha construido masivamente. 

  • Infraestructuras y abastecimiento. Este punto, tan repetido cuando hablamos del Cambio Climático, en ocasiones no es asumido por las grandes potencias. Aun hoy en día, existen países en los que el acceso al agua y a la gestión de residuos es una utopía. Tanto es así que las infraestructuras básicas aun no son una realidad para muchos seres humanos. Por ello, la Ingeniería Civil ha de asumir el reto de la construcción de herramientas sostenibles y con un largo ciclo de vida que permitan, por un lado, el ahorro económico y energético de las sociedades. Por otro, su abastecimiento mínimo de agua, entre otras materias de primer orden. Para ello, se ha de continuar con la investigación y con la aplicación de materiales reciclados que cumplan con esta doble misión. 
  • Movilidad 360. Y de las infraestructuras, a los medios de transporte, los cuales también necesitan de las primeras. De los aeropuertos sostenibles, que sí son posibles, al desarrollo de las redes ferroviarias y las carreteras con materiales hibridados. Todo ello supone el avance de la Ingeniería Civil hacia soluciones que permitan la conexión de personas y el transporte de mercancías en todo el mundo. La conectividad y la conjunción de sociedades llega a través de los grandes medios de transporte. 

Cuatro puntos primordiales, que se desarrollan en un sinfín de acciones concretas, tanto a nivel local como nacional e internacional, que persiguen dos objetivos: reducir el Cambio Climático y absorber los daños provocados por el mismo. 

Es labor de la Ingeniería Civil adelantarse a los posibles desastres naturales, apoyados por profesionales de diferentes ámbitos científicos, de cara a permitir que las infraestructuras ya establecidas sean resilientes y para construir aquellas necesarias para frenar fenómenos como las inundaciones. 

Octubre Urbano

En octubre, tienen lugar una serie de días mundiales (como el del Hábitat, el de las Ciudades, el de la Carretera y el de en contra del Cambio Climático) que, en su conjunto, representan los puntos básicos hacia los que se mueve la Ingeniería Civil a nivel internacional. 

Se trata de la conjunción de elementos clave en las Obras Públicas que, tanto de manera independiente como en su conjunto, pueden modificar el paradigma social y económico que conocemos hasta ahora.

Las ciudades, las grandes protagonistas de la acción en los países desarrollados, se presentan como el escenario predominante en la implantación de medidas de reducción de las emisiones. Para ello, han de estar acompañadas de infraestructuras sostenibles, como las futuras carreteras, que permitan minimizar el impacto de las grandes actividades económicas y movimiento de personas que suponen las grandes urbes. 

La creación de un hábitat saludable, de aire limpio y de servicios básicos que respeten las medidas sanitarias universales es la tarea básica de la Ingeniería Civil actual. 

Más información, en la web oficial de la Organización de Naciones Unidas.