Actualidad

AVE a Galicia, la gran infraestructura de 2021

Lunes, 20 Diciembre, 2021

Hoy, 20 de diciembre de 2021, se ha iniciado el servicio del tren de Alta Velocidad Española, AVE, entre Madrid y Galicia. Tras su inauguración por el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y por la Ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, se dará comienzo mañana a la comunicación de última generación ferroviaria entre la comunidad gallega y el centro peninsular. 

La inauguración del AVE coincide con la finalización del tramo entre Pedralba de la Pradería (Zamora) y Orense, de una longitud de 119,4 kilómetros, que ha supuesto una inversión de 2.965 millones de euros. 

Con más de 60.000 billetes vendidos en 24 horas, esta gran infraestructura era una de las más esperadas de nuestro país. El proyecto, que ha durado 16 años, ha supuesto una inversión de 9.000 millones de euros y en él “han participado cuatro presidentes de Gobierno y seis ministros (COPE)”. 

Este trayecto ferroviario supondrá para los viajeros una reducción considerable de tiempo, tanto en su trayecto a Orense como en las conexiones a otros puntos de Galicia, tal y como recoge, de nuevo el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana: “los trenes de Vigo y Pontevedra recortarán sus tiempos actuales en 54 minutos; los de Santiago, 1 hora y 4 minutos; los de A Coruña, 1 hora y 3 minutos; y los trenes a Lugo acortarán en 57 minutos la duración su viaje”. 

En total, la duración de los trayectos serán la siguiente: Madrid-Orense se realizará en dos horas y cuarto; Madrid-Vigo, en cuatro horas y 16 minutos; Madrid-Pontevedra, en cuatro horas; Madrid-Santiago, en tres horas y 20 minutos; Madrid-Coruña en 3 horas y 51 minutos; y Madrid-Luego en cuatro horas, 46 minutos. Estos tiempos serán reducidos en 20 minutos una vez se pongan en servicio la nueva maquinaria de trenes, Avril, que alcanzarán los 330 kilómetros por hora.

Cuestiones técnicas

El principal problema para la puesta en marcha de este proyecto titánico, tanto por inversión como por tiempo de realización, ha supuesto la orografía de la zona. Tal y como explica el Ministerio de Transportes en su web, el tramo más complicado ha sido el de unión de Pedralba de la Pradería (Zamora) con Taboadela (Orense), de 103,4 kilómetros: “Es el tramo más complejo de toda la línea desde el punto de vista orográfico y geotécnico. Esta circunstancia y la premisa de conseguir unos parámetros propios de alta velocidad obligan a que gran parte del trazado discurra entre túneles y viaductos de grandes dimensiones hasta su destino final, la estación de Ourense. El tramo atraviesa las montañas del macizo central ourensano gracias a la construcción de 32 viaductos y 31 túneles, muchos de ellos bitubo, es decir, con un tubo para cada vía. De los 103,4 km del tramo Pedralba-Taboadela, tres cuartas partes se han construido en dos plataformas paralelas independientes, una para cada vía”.

Pocos kilómetros pero mucha infraestructura. De hecho, se han construido 126 kilómetros de túneles para la doble vía, “siendo el más largo el túnel de O Corno (8,6 km) y casi 11 kilómetros de viaductos, de los que el más largo es el viaducto de Requejo para vía doble (1,72 km) y el más emblemático el viaducto doble de Teixeiras, de 508 metros de longitud, con una altura máxima de más de 100 metros y un vano central compuesto de un arco de 132 metros de luz, que salva las afecciones al LIC (Lugar de Interés Común) del río Támega”.

Servicio

La llegada del AVE a Galicia ha supuesto un incremento de la velocidad de conexión ferroviaria, pero también de la frecuencia de servicio: “el servicio Ourense-Santiago salta de seis a diez frecuencias diarias por sentido; Vigo verá duplicar los servicios, de cuatro a ocho; el aumento respecto a Pontevedra será de cinco a siete frecuencias diarias por sentido, y Lugo pasará de tres a cuatro (Cinco Días)”. 

Si bien ya se han escuchado las primeras voces en torno a los nuevos horarios (especialmente en lo referente a la marcada primera hora y en las conexiones internas en Galicia), la Xunta ya ha modificado las líneas de autobuses, 3.200 en total, para prestar el servicio de llegada y salida de las estaciones de AVE de la región. 

El pasado noviembre, con motivo de la próxima inauguración, Renfe lanzón 250.000 billetes a 15 euros para viajar en el AVE a Galicia entre el 21 de diciembre de 2021 y el 12 de septiembre de 2022, siendo un éxito de convocatoria, con más de 60.000 billetes vendidos en la primeras 24 horas de la oferta. 

En cuanto a la llegada del tren low-cost, no se han cerrado las puertas a ningún operador, tal y como indican las últimas noticias publicadas al respecto. Por el momento, Isaías Taboas, Presidente de Renfe, ya ha anunciado la intención de que Avlo, su compañía económica, llegará a Galicia. No obstante esto, se trata de un proyecto aún sin fecha, dado que Avlo, por el momento, extenderá su servicio de Alta Velocidad a Valencia (marzo de 2022) y al sur de España a lo largo del próximo año. 

Alta Velocidad

La Alta Velocidad Española se inauguró en España en 1992, con el trayecto Madrid-Sevilla y con motivo de la Expo que tuvo lugar en la ciudad hispalense. Visto como un logro de la Ingeniería Española, el modelo de AVE se extendió pronto a Málaga (2007), a Barcelona (2008) y a Levante (2010). 

Actualmente, los trenes españoles disponen de la mayor red de alta velocidad de Europa, alcanzando los 310 kilómetros por hora (cifra que superarán las nuevas maquinarias adquiridas por el Gobierno). 

Pero la Alta Velocidad continúa avanzando. Así, desde China, ya se encuentran probando un nuevo modelo, con cinco pares de alas en cada vagón de tren, que permitirá alcanzar los 450 kilómetros por hora: “La razón de las cinco alas a cada lado sería la necesidad para que se impulsen con alta rapidez y se evite turbulencias y el rozamiento excesivo de las ruedas, para que no se desgaste rápidamente. Aunque tratan de buscar una solución y reducir este rozamiento de las ruedas del que hablaban los investigadores, lo que gracias a estas alas se conseguiría estar en buen estado durante un mayor periodo de tiempo (La Razón)”.

De esta manera, la Ingeniería Civil sigue avanzando en la consecución de nuevos logros que permitan, como es el caso de España, conectar regiones más alejadas y continuar con la prestación de servicio social característico de las Obras Públicas.