Actualidad

El sector de la Construcción durante la pandemia: las diferentes realidades

Martes, 18 Enero, 2022

Para el nuevo número de Ingeopres, la revista de Interempresas dedicada a la Ingeniería Civil, Hidráulica, Urbana, Geológico-Minera y Medioambiental, el Colegio de Ingenieros ha preparado un artículo enfocado al análisis de los grandes datos que se han presentado en torno a la Ingeniería Civil y a la Construcción con motivo de la COVID. 

Así, en 2020 y en 2021, mucho se ha hablado de cómo ha afectado la pandemia a una de las actividades económicas más importantes para el PIB de España, pero ¿conocemos todas? ¿Recordamos cómo se sucedieron los acontecimientos en relación al sector en los primeros estadios de la crisis sanitaria?

El 29 de marzo de 2020, desde el Gobierno se decretaba el cese de actividad no esencial, lo que incluía la Construcción. Para salvar la primera parte de la pandemia, se concedieron permisos atribuidos, en forma de vacaciones, a los trabajadores afectados. El 13 de abril (dependiendo de la Semana Santa en cada Comunidad Autónoma), se volvió a la actividad, con una operativa titánica por parte de nuestros profesionales para la protección de los empleados ante posibles contagios.

De hecho, desde el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, se llevó a cabo documentación especializada, teniendo en cuenta las publicaciones del Gobierno en el Boletín Oficial del Estado, como ayuda a los Ingenieros Civiles y a los Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, todavía disponible en la web. 

En cuanto a los datos que se lanzaron ante el parón de servicios no considerados básicos, “SEOPAN, la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras, hablaba de la inactividad de 1,2 millones de trabajadores directos afectados por el cese y otro medio millón de empleos indirectos”. 

Esto se reforzó con las estadísticas aportadas por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, que hablaba de un 89% de las obras paradas, algo que habría supuesto a la economía española unas pérdidas de 5.000 millones de euros. 

Si en marzo, el sector mostraba su preocupación por el devenir de un virus aún desconocido, el análisis del ejercicio de 2020 no fue tan malo. La Fundación Laboral de la Construcción, en su “Informe sobre el sector de la Construcción”, publicado en 2021 y con los datos de los meses anteriores, hablaba de una caída en la aportación al PIB de un 0,1%, llegando al 5,7%. En términos generales, incorporando todas las actividades económicas, el PIB descendió en 10 puntos. 

En lo relacionado con la Ingeniería Civil, su actividad descendió en un 14,8% en 2020, en comparación con 2019 (el denominado año de la recuperación post-crisis económica), mientras que la Construcción de Edificios lo hacía en un 25,8% y la Construcción Especializada, un 2,9%. Estos datos, recogidos en la Encuesta de Coyuntura del Sector de la Construcción 

Dentro del artículo de Ingeopres, elaborado por el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, se hace referencia al empleo, uno de los datos más importantes en cuanto a la Construcción se refiere, dado que se trata de uno de los sectores que más población activa representa. En este sentido, según la EPA, en 2020 se redujo en un 2,6%, con un total de 1.244.077 de trabajadores empleados en dicha actividad. 

Nuevo año

Ya con el ejercicio de 2021 cerrado, aún contamos únicamente con previsiones de lo que ha supuesto el año en términos de recuperación. Tal y como publicó en noviembre Euroconstruct, el observatorio de empresas del sector de 19 países europeos), la Construcción habría mejorado en un 5,6% sus cifras con respecto a 2020. 

Esta tendencia, además, se habría producido en cada uno de los subsectores del sector, destacando la recuperación de la Ingeniería Civil (de un descenso del 1,3% en 2020, nos encontramos un crecimiento, 12 meses después, del 5,1%). Mismo positivismo en lo referente a España, con un incremento de la Construcción del 6,5% y un subida de la Ingeniería Civil general, con motivo de las próximas elecciones municipales y el fomento de medidas como, entre otras, la creación de Zonas de Bajas Emisiones para la adaptación de los municipios de más de 50.000 habitantes a la legislación europea. 

Pero si 2021 se caracterizó por una notable recuperación, 2022 llega cargado de dos grandes retos: la consecución de materiales económicos y la gestión de profesionales.

En relación al primer punto, tal y como recoge la Confederación Nacional de la Construcción, en su informe “Impacto de la subida de las materias primas en la Construcción”, ya en octubre se hablaba de un encarecimiento de las materias primas de un 22,2%, llegando a un desabastecimiento del 75,6% a finales del año pasado. Dicho de otra manera, los materiales llegan tarde y con un sobrecoste. 

Esta situación, que ha provocado retrasos en la entrega de proyectos, ya está siendo estudiada por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el Ministerio de Hacienda, a petición de las empresas del sector afectadas, también en lo relativo a las concesiones y a las licitaciones aprobadas previamente a la subida de los costes. 

Pero, ¿qué sucede con el empleo? Si bien en los últimos meses hemos alcanzado un récord histórico de ocupación en España, con 19.824.911 de afiliados, de los cuales 50.911 son nuevos trabajadores de la Construcción, alerta el porcentaje de contratos temporales que existen.

De los aproximadamente 1,49 millones de empleados del sector, el 40% cuenta con un contrato de tipo temporal. La nueva reforma laboral, aprobada a finales de diciembre de 2021 por el Gobierno, incorpora una nueva modalidad de relación entre empresa y empleado: el contrato indefinido fijo de obra, una línea intermedia para continuar con la flexibilidad de contratación y mejorar la estabilidad de los trabajadores.  

Con un tiempo estimado de aplicación de seis meses, las empresas del sector se han puesto manos a la obra, nunca mejor dicho, para su adaptación a las nuevas medidas, en plena guerra por la obtención de materiales y de profesionales (con una carencia de 700.000 en el mercado español). Con todo ello, seguro que 2022 nos dará cifras más que interesantes en el ámbito de la Ingeniería Civil, que, desde luego, analizaremos en el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas. 

Para leer el artículo completo, en Ingeopres.