Actualidad

Nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular

Viernes, 21 Enero, 2022

El pasado 23 de diciembre, el Congreso aprobó el Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular, a la espera del Senado, una de las grandes apuestas del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en esta legislatura. 

“Este Proyecto de Ley tiene como objetivo impulsar una economía circular y baja en carbono en España, revisando la actual normativa de residuos y suelos contaminados para cumplir con los nuevos objetivos establecidos en las directivas comunitarias de residuos, así como con los derivados de la directiva de plásticos de un solo uso. Todo ello en línea de la Estrategia Española de Economía Circular (España Circular 2030)”. 

En cuanto a los puntos principales de este Proyecto de Ley, a la espera de su aprobación por el Senado (en el momento de redacción de esta publicación), éstos son cinco, los cuales mencionamos desglosados a continuación.

En línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

En este sentido, se fomenta de manera clara el reciclaje, especialmente en lo relacionado con excedentes de comida y otros productos como textiles y juguetes. Asimismo, se fomentará el no uso de plásticos, también en hostelería y se potenciará un nuevo sistema de reciclaje.

De esta manera, se llega a uno de los puntos importantes de esta ley para la Ingeniería Civil. Desde el Gobierno, se establecerá un calendario para una nueva separación de residuos. A las tradicionales de papel, vidrio, metales y plástico (sin olvidar los residuos orgánicos), se unen los bio-residuos domésticos, que a partir de  julio de 2022 serán obligatorios en municipios de más de 5.000 habitantes.

En cuanto a su definición, el propio Ministerio para la Transición los define como “los residuos orgánicos biodegradables de origen vegetal y/o animal, susceptibles de degradarse biológicamente generados en el ámbito domiciliario y comercial (siempre que estos últimos sean similares a los primeros)”.

Para poder llevar a cabo el reciclaje de estos residuos, se necesitará una reorganización de las infraestructuras de basuras existentes en nuestro país, incorporando nuevas fechas y nuevos requisitos: “Se amplía así la recogida separada a los bio-residuos domésticos, a partir de julio de 2022 para entidades locales con más de 5.000 habitantes, y a partir de 2024 para el resto de municipios; y a los residuos textiles, aceites de cocina usados, residuos domésticos peligrosos y residuos voluminosos a partir de 2025. Los residuos de construcción y demolición deberán clasificarse por materiales, preferentemente en el origen a partir de 2022, y la demolición deberá ser selectiva a partir de 2024”. 

Limitaciones al uso de plásticos

Una de las medidas que más afectarán al ciudadano medio y también a todas las áreas de economía del país. El Gobierno trata de fomentar el uso de materiales reciclados, como se ha mencionado anteriormente, en detrimento del plástico. Especialmente, el de un solo uso, que contará con medidas propias y con impuestos determinados para conseguir su reducción.

Así, tal y como indica el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, “entre los productos de plástico de un solo uso sujetos a reducción están los vasos para bebidas, incluidos  sus tapas y tapones, y los recipientes alimentarios destinados al consumo inmediato, cuya comercialización ha de reducirse un 50% en 2026 y un 70% para 2030, respecto a 2022 en ambos casos. Para cumplir con estos objetivos, se habrá de fomentar el uso de alternativas reutilizables o de otro material no plástico”.

Un problema que el sector de la Construcción, con otros materiales contaminantes, ya está afrontando desde hace años. La aparición de materiales hibridados, con utilización de elementos reciclados, han ocasionado un cambio de paradigma en el sector, especialmente en lo referido a la Ingeniería Civil. Un menor uso de materias primas y una eficiencia en los procesos están haciendo viable la Economía Circular también en este sector. En lo referido a la conservación, además, se está favoreciendo ésta a la construcción de nuevas infraestructuras, que suponen una mayor inversión y un mayor consumo de materiales.

Medidas fiscales para incentivar la Economía Circular

Nuevos impuestos al uso de plásticos, pero también a la gestión de residuos en los municipios. De esta manera, se incentivarán tasas locales para el uso de plásticos no reutilizables pero también en lo referente “a la incineración, coincineración y al depósito de residuos en vertedero, así como la obligación para las entidades locales en el plazo de 3 años de desarrollar una tasa o prestación patrimonial de carácter pública no tributaria, específica, diferenciada y no deficitaria asociada a los servicios de gestión de residuos que prestan”. 

Sin duda, se trata de una medida que afectará a la organización de las ciudades, en pleno cambio con la aplicación de los planes de ayuda de la Unión Europea, los conocidos como Next Generation EU, y del Plan de Recuperación de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno. De esta manera, con la legislación aprobada, se tendrían que adaptar los espacios utilizados como vertederos a las nuevas restricciones, además de toda la red de gestión de basuras, con los recién incorporados bio-residuos. 

Regulación de los suelos contaminados

 Algo que afecta al desempeño de la Ingeniería Civil, en especial  a la descontaminación de suelos y a la creación de un Inventario Nacional de descontaminaciones voluntarias de suelos contaminados, que recaerá en las comunidades autónomas. 

De esta manera, se pretende dar un paso más en el uso del suelo y en la gestión de residuos que puedan  afectar al mismo: “el texto revisa el régimen sancionador incluyendo nuevas infracciones. Así, será considerado infracción el abandono, incluido el de la basura dispersa o littering, el vertido y la gestión incontrolada de residuos peligrosos y también de cualquier otro tipo de residuos”. 

Esto coincide con la estrategia que está llevando a cabo la Construcción en la gestión de residuos y que se ha incluido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, algo con lo que intenta cumplir la Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular. En el caso del sector que nos ocupa, el de la Construcción, regulado por Ley para eliminar la contaminación y los posibles problemas ocasionados de la mala gestión de los residuos. 

De hecho, el Real Decreto 105/2008 de Regulación de la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición, determina los procesos que se han de llevar a cabo en la Ingeniería Civil, para este objetivo: “El problema ambiental que plantean estos residuos se deriva no solo del creciente volumen de su generación, sino de su tratamiento, que todavía hoy es insatisfactorio en la mayor parte de los casos. En efecto, a la insuficiente prevención de la producción de residuos en origen se une el escaso reciclado de los que se generan. Entre los impactos ambientales que ello provoca, cabe destacar la contaminación de suelos y acuíferos en vertederos incontrolados, el deterioro paisajístico y la eliminación de estos residuos sin aprovechamiento de sus recursos valorizables. Esta grave situación debe corregirse, con el fin de conseguir un desarrollo más sostenible de la actividad constructiva”. 

Novedades de las enmiendas

En este sentido, el Gobierno incide en la innovación que se ha llevado a cabo a nivel europeo con la inclusión, por primera vez, en un texto jurídico del concepto de Economía Circular. También se destaca, desde el comunicado emitido por el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, en el hecho de haber establecido medidas en torno a nuevos ámbitos como el compostaje doméstico y comunitario, la preservación de las playas (con la posibilidad de eliminar la opción de fumar en la playa por parte de los ayuntamientos) y la obligatoriedad de proporcionar información sobre la “reparabilidad de los productos eléctricos y electrónicos”.

Avance en la gestión de residuos

Una cita más sobre las nuevas normas de gestión de residuos y los impuestos asociados a la misma, que se llevarán a cabo a partir del uno de enero de 2023, asignados a través de los ayuntamientos.

De esta manera, se retrasa la aplicación de algunas de las medidas de esta Ley debido a la crisis por COVID y a la asociación de tasas adicionales para los contribuyentes. Para terminar el comunicado, el Gobierno habla sobre la recogida puerta a puerta y un nuevo sistema del que los Ingenieros Civiles han de ser referente: “Se ha avanzado también en el ámbito de la gestión de residuos incluyendo un objetivo de recogida separada para los residuos municipales, de forma que en 2035 el 50% de los residuos municipales generados se habrán de recoger separadamente. Y al objeto de que se considere como recogida separada la fracción de bio-residuos deberá contener como máximo un porcentaje de impropios de 20% en 2022 y 15% en 2027, avanzando hacia modelos más eficientes como el puerta a puerta o la recogida en contenedores cerrados o inteligentes”.


Más información sobre el Proyecto de Ley, aquí.