Actualidad

La Ley Orgánica del Sistema Universitario en el Día Internacional de la Educación

Lunes, 24 Enero, 2022

Ya en mayo de 2020, tanto el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas como entidades profesionales como INGITE (Instituto de Graduados en Ingeniería e Ingenieros Técnicos de España), lanzaron comunicados en protesta del entonces Proyecto de Real Decreto de la Organización de las Enseñanzas Universitarias y del Procedimiento de Aseguramiento de su Calidad. Éste, publicado finalmente en el Boletín Oficial del Estado el 29 de septiembre de 2021, “abre la puerta a las universidades a ofrecer programas académicos que integran el Grado con el Máster. Así, se da libertad a los centros para crear sus propios itinerarios y fomentar la estructura 3+2, devaluando las titulaciones de Grado”, tal y como denunció el CITOP en su momento.

Se fomenta, así, el carácter elitista de las universidades públicas, tal y como anunciaron los principales Colegios Profesionales del país, especialmente en el campo de la Ingeniería. Se continúa, además, con la falta de armonización del sistema español dentro del Espacio Europeo de Educación Superior, todavía a falta de una adaptación real de las Ingenierías Técnicas al Grado. 

Nuevas medidas

Aprobado este Real Decreto, todavía falta por materializar la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), una reforma que comenzó el anterior Ministro de Universidades, Manuel Castells, y que ahora retoma el recién nombrado Joan Subirats. Todavía sin demasiada información, desde La Moncloa se habla de la “apuesta por un sistema universitario de calidad”, basado en la digitalización, en la eliminación de trabas de acceso y en la internacionalización, tanto de estudiantes como de centros educativos. 

“Entre las medidas de equidad de género se encuentran la paridad entre mujeres y hombres en los órganos colegiados, la incorporación de unidades de igualdad y de diversidad en las universidades con recursos suficientes, los planes de igualdad de política universitaria y de recursos humanos, los protocolos contra el acoso sexual y por razón de sexo, un registro salarial que sirva para luchar contra la brecha de género en los salarios, acciones positivas en concursos de selección, una composición equilibrada de todas las comisiones de selección y evaluación, medidas de conciliación, corrección de los usos del tiempo, impacto de género del presupuesto universitario, e impulso de proyectos científicos con perspectiva de género así como la paridad en los equipos de investigación y el aumento de mujeres como investigadoras principales en las universidades”.

También se fomenta, asimismo, que al menos el 5% del presupuesto de las universidades se dedique a investigación, creando una relación más estrecha entre conocimiento reglado y sociedad. Además, en esta línea, se pretende crear un equipo de investigadores y de docentes estables, “reduciendo la temporalidad en la contratación del personal docente e investigador de las universidades, pasando del 40% en la LOU al 20%”. De hecho, el anteproyecto crearía la figura del Profesor Contratado No Doctor, para marcar la relación laboral con docentes que, estando más de cinco años en la universidad, todavía no cuenten con un doctorado.  

Ante estas medidas, también hay voces críticas. Entre ellas, las del estudiantado, que entiende que se le deja fuera, dando mayor poder a los rectores, los cuales, a su vez, tampoco están convencidos con la redacción de la Ley por la posible falta de recursos económicos. Por ello, se han convocado mesas debate con el Ministro para conocer todos los puntos de vista críticos con la reforma y crear un documento de consenso, tal y como lo definen desde el propio Gobierno. 

CITOP

Sea como fuere, el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas continúa en su lucha por la adaptación de las Ingenierías Técnicas al Sistema Europeo de Educación Superior, eliminando las medidas temporales que se plantearon con el Plan Bolonia y que, a día de hoy, suponen un perjuicio para la Ingeniería de nuestro país.

Creemos que es fundamental, así, en el Día Internacional de la Educación, continuar reivindicando un sistema universitario justo y que fomente realmente el acceso de todos los alumnos al Grado.

De esta manera, se ha de dejar fuera la tendencia de posibilitar el acceso al Máster sin haber finalizado el Grado, lo que podría dar pie a desnaturalizar de facto el carácter cíclico de los estudios, siendo el Grado un nivel de estudios finalista habilitante en cualquier caso dentro del EEES.

Así, el Grado en Ingeniería Civil, tal y como determina la ley, habilita para la profesión de la Ingeniería Técnica de Obras Públicas, siendo el egresado totalmente competente para el ejercicio de las funciones de un completo ingeniero civil (como en la mayor parte de los países de nuestro entorno), independientemente del Máster, cuya función es la especialización.