Actualidad

Cimbra Histórica. Uso de radio-teléfonos en la Construcción

Jueves, 03 Marzo, 2022

En 1964, en el n√ļmero dos de Cimbra, la revista de Ingenier√≠a Civil del Colegio de Ingenieros T√©cnicos de Obras P√ļblicas, se analizaba la primera prueba llevada en obra p√ļblica en Espa√Īa de los radio-tel√©fonos, sistemas a distancia de comunicaci√≥n que permit√≠an aportar mayor seguridad en las obras con tr√°fico rodado.¬†

Una publicación que nos permite conocer la tecnología de la época y la organización del trabajos por turnos y en materia de seguridad en carreteras todavía con moderada modernidad. 

Los radio-teléfonos

Durante los meses de junio a octubre de 1962, realiz√≥ la Jefatura de Obras P√ļblicas de Madrid importantes obras de afirmado entre los kil√≥metros 10 al 20 de la Carretera Nacional III, de Madrid a Valencia.

Estas obras han transformado una carretea de firme de adoquinado, con bordillos elevados que, por sus caracter√≠sticas y el n√ļmero de veh√≠culos, era francamente peligrosa, en una verdadera autopista, ya que habi√©ndose rellenado el firme con aglomerado asf√°ltico, aunque se mantiene la misma anchura de aqu√©l, al suprimirse el bordillo elevado y desaparecer con ello el efecto de pared que produce, ha quedado pr√°cticamente ensanchada.¬†

Un problema de capital importancia que se plante√≥ al iniciarse las obras fue que, al no haber posibilidad de hacer desv√≠os, aqu√©llas hab√≠an de ser ejecutadas en la faja del firme no afectada por el tr√°nsito, es decir, media calzada, constituida √ļnicamente por una sola v√≠a de tres metros y medio por la que deb√≠an circular en ambos sentidos los 5.000 veh√≠culos que, aproximadamente, alcanza la I.M.D. del trozo de carretea que nos ocupa.¬†

Durante su preparaci√≥n ‚Äďanterior a las obras mencionadas-, pudimos conocer el borrador del art√≠culo ‚ÄúEl transporte del autom√≥vil (estudio log√≠stico)‚ÄĚ, publicado en el n√ļmero 271 de la revista ‚ÄúEj√©rcito‚ÄĚ, correspondiente al mes de agosto de 1962, del que son autores F√©lix e Hilari√≥n Porras Blanco, Capitales de Infanter√≠a, Diplomados de Estado Mayor.

En el mencionado art√≠culo, figura dentro del t√≠tulo ‚ÄúModalidad del sistema de circulaci√≥n‚ÄĚ un primer apartado que dice as√≠: ‚ÄúCada cinco kil√≥metros, aproximadamente, es necesario un puesto de circulaci√≥n que, formado por una pareja de individuos y dotado con transmisiones, bien telef√≥nica o de radio, estar√° enlazado con el anterior y con el siguiente‚ÄĚ.

El recuerdo del párrafo precedente y nuestras prácticas de Oficial de Ingenieros nos dieron la solución al problema, ya que, si en el artículo citado, con los puestos reguladores del movimiento, de lo que se trataba era de dar fluidez a la circulación. En nuestro caso, nos servirían sencillamente para regular el tránsito, haciéndolo circular alternativamente, una vez en dirección a Madrid y otra, en dirección a Valencia.

Despu√©s de adiestrar convenientemente en su uso al personal que hab√≠a de manejarlos, constituimos los equipos para las obras a que nos venimos refiriendo, que fueron m√°s sencillos que los propugnados por los se√Īores Porras en su art√≠culo, pues estaban formados solamente cada uno por un caminero pe√≥n, relevados durante la noche por otra pareja de individuos del mismo Cuerpo.¬†

La distancia en que se operaba y las caracter√≠sticas del problema no exig√≠an un n√ļmero m√°s elevado de individuos en su composici√≥n. Fueron dotados de aparatos transmisores-receptores de transistores, transmiti√©ndose de uno a otro mediante las frases o las claves convenidas las √≥rdenes precisas para cortar o dar el tr√°nsito.¬†

El tipo y las características de los aparatos empleados fueron los siguientes:

  • Receptor. Completamente superheterodino, con oscilador local controlado por cristal. Suministra 50mW al altavoz. Emplea siete transistores y un d√≠odo.
  • Emisor. Modulaci√≥n AM de alto nivel. Potencia: 100mW. Paso final controlado por cristal. Emplea dos transistores.
  • Alimentaci√≥n. Bater√≠a de n√≠quel-camino, 10V, tipo recargable, 180 mAH. de capacidad, basada en una hora de descarga. Cada unidad (aparato) puede funcionar de ocho a 10 horas intermitentemente con una carga de bater√≠a.
  • Altavoz incorporado que sirve simult√°neamente como micr√≥fono; Jack para auriculares, con desconexi√≥n autom√°tica del altavoz.
  • Pulsador. ‚Äúpush-to-talk‚ÄĚ y control de volumen.
  • Antena telesc√≥pica incorporada de un metro.
  • Dimensiones: 18*6*4 cent√≠metros.
  • Peso. 540 gramos, incluida la bater√≠a.
  • Alcance. En condiciones adversas, algunas manzanas en la ciudad.
  • Condiciones medias. Hasta 1,6 kil√≥metros (no habiendo obstrucciones).
  • Condiciones favorables. Hasta los 16 kil√≥metros (sobre agua y con interferencias m√≠nimas).

Ambos lados del tajo de obra se encontraban jalonados con las se√Īales reglamentarias de reducci√≥n de velocidad a 60, 40 y 20 kil√≥metros por hora y en cada uno de los extremos se colocaron sobre ejes verticales unas se√Īales giratorias que eran maniobradas por los agentes de los radio-tel√©fonos. Estas se√Īales ten√≠an en una cara el ‚Äústop‚ÄĚ reglamentario y, en la otra, la fleca blanca vertical ascendente sobre fondo azul, que indicaba paso libre.¬†

Cuando el n√ļmero de veh√≠culos o la calidad de los mismos ‚Äďambulancias, coches del servicio de bomberos u otros an√°logos-, lo exig√≠an, el agente del lado afectado transmit√≠a al extremo opuesto (pues n√ļmero dos) la orden de cortar el tr√°nsito y ped√≠a caracter√≠sticas del √ļltimo veh√≠culo que hab√≠a pasado por √©l.

Al recibir el puesto n√ļmero dos la orden de corte, colocaba la se√Īal giratoria con el ‚Äústop‚ÄĚ dirigido hacia los veh√≠culos que llegaban a la obra, con lo que el tr√°nsito quedaba cortado. El agente uno, al llegar a su altura el √ļltimo veh√≠culo rese√Īado por el agente dos, hac√≠a girar su se√Īal, presentando a los veh√≠culos ante √©l detenidos la cara de la flecha de paso libre.

Los camiones empleados en la ejecución de las obras entraban en las mismas incorporados a la columna que circulaba en la dirección correcta para ellos. Al llegar a la altura de la máquina extendedora, pasaban al lado de la vía en construcción hasta que vaciaban su carga y, entonces, esperaban a que se diera la circulación en el sentido de marcha hacia la planta de fabricación. 

No hubo un solo momento en que la máquina extendedora tuviera que parar por carencia de camión de trabajo, debido a dificultades de circulación.

Con la utilización de los radio-teléfonos en la regulación del tránsito durante las obras, se consiguió que los caminos, que ordinaria y regularmente recorren la carretera entre Madrid y las graveras del Puente de Arganda, pudieran hacer su trabajo sin disminuir su ritmo acostumbrado. 

El hecho de utilizar por primera vez radio-tel√©fonos para regular el tr√°nsito en una obra p√ļblica de Espa√Īa motiv√≥ que los equipos de Radio Nacional de Espa√Īa se trasladasen al emplazamiento de las obras para hacer una informaci√≥n sobre su utilizaci√≥n y resultados, informaci√≥n que fue transmitida en una de sus emisiones de ‚ÄúLa √ļltima hora de la actualidad‚ÄĚ.

De la eficacia del método empleado nos da idea el hecho de que, durante los 69 días efectivos de trabajo, que transcurrieron en la ejecución de las obras, se calcula que circularon unos 345.000 vehículos, de los cuales el 60 por ciento fueron caminos pesados y de grandes dimensiones, no teniéndose que lamentar más que un accidente, del que fue protagonista un motorista, afortunadamente sin consecuencias graves, por exceso de velocidad. 

La experiencia realizada, como hemos dicho antes, por primera vez en Espa√Īa, con resultados francamente optimistas, permite asegurar su utilizaci√≥n, bien por los servicios del Ministerio de Obras P√ļblicas, bien por las Fuerzas Armadas, en casos de cortes o destrucciones de v√≠as de comunicaci√≥n, en ocasi√≥n de cat√°strofes o como consecuencia de conflictos armados, en los que haya necesidad de hacer circular en ambas direcciones un gran n√ļmero de veh√≠culos por una sola v√≠a de reducidas dimensiones, sin interferir los trabajos de reconstrucci√≥n o rehabilitaci√≥n de la v√≠a destruida.

Esperamos que estas ligeras notas puedan servir para despertar el interés sobre el tema y llegar al establecimiento de normas totalmente eficaces, labor que, en definitiva, se traduce en trabajar con más eficiencia al servicio y engrandecimiento del país. 

Autor. Ignacio Carbonell Angulo, Ayudante de Obras P√ļblicas.

Art√≠culo publicado en el n√ļmero dos de Cimbra, correspondiente a los meses de marzo-abril de 1964.¬†