Actualidad

El cuidado de las aguas subterráneas y la Ingeniería Civil

Martes, 29 Marzo, 2022

Cada año, desde 1993, se celebra el 22 de marzo el Día Mundial del Agua, una iniciativa promovida por la ONU con el fin de sensibilizar a la población mundial sobre todos los problemas relacionados con el agua en el mundo: sequía, contaminación, agotamiento y mala gestión de las reservas hídricas, redes obsoletas e ineficaces, etc. 

Las cifras hablan por sí solas: más de 2.200 millones de personas no tienen acceso al agua potable, lo cual aumenta la desigualdad social y ralentiza el desarrollo económico. Una situación que se agrava, aún más, con los efectos del cambio climático y con una demanda en auge motivada por el crecimiento de la población, pero también por el inadecuado uso y gestión de este preciado recurso.

Este año el lema del Día Internacional del Agua ha sido “Groundwater”, para poner de manifiesto que las aguas subterráneas son decisivas como fuente de alimentación de ríos y humedales, de vida, en definitiva. Un bien muy preciado que depende exclusivamente del nivel de lluvia y de nieve y que representa nada menos que la mitad del agua potable del mundo. 

La gestión del agua o la gestión de recursos hídricos es la actividad de planificar, desarrollar, distribuir y dirigir el uso óptimo de éstos. De la salud de nuestros acuíferos depende en gran medida el consumo humano, la ganadería, la agricultura y las actividades industriales. Por ello, resulta prioritario impulsar medidas que fomenten su conservación, frenen su agotamiento y eviten la contaminación y la sobreexplotación. Para ello, hay que encontrar un punto de equilibrio entre la capacidad de renovación y el consumo, sin alterar el ciclo natural del agua. 

En este sentido, es fundamental el papel que desempeñan los Ingenieros Civiles e Ingenieros Técnicos de Obras Públicas para diseñar y construir infraestructuras lo más eficaces y eficientes posibles para la gestión del agua. Una ardua tarea que incluye redes de tuberías para el saneamiento y el abastecimiento de agua, alcantarillado y depuradoras, entre muchas otras. Además, tienen que conseguir que el ciclo de vida de estas infraestructuras sean lo más perdurable posible en el tiempo y que su mantenimiento sea ágil y sencillo. Una labor imprescindible para mantener la salud pública y el consumo racional del agua en la sociedad.

Este aspecto ha cobrado especial relevancia durante la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 para predecir el grado de contagio del virus en los municipios a través de la gestión de residuos y, más importante aún, para adelantarse a próximas olas.

Según datos de SEOPAN, la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras, “España supera a Grecia en infracciones por baja inversión en materia medioambiental, un 47% inferior a la media de la Unión Europea. Gran parte de estos incumplimientos giran en torno a la gestión y tratamiento de los recursos hídricos. Nuestro país requiere de una inversión superior a los 5.000 millones de euros para mejorar el cumplimiento de las directivas y recomendaciones europeas y evitar sanciones millonarias”. 

Es decir, es apremiante una ingente inversión millonaria destinada a la gestión del agua y la construcción de infraestructuras de depuración, en la cual los Ingenieros Civiles tendrán un papel fundamental.

El mayor reto en las conducciones para transporte de agua es conseguir soluciones novedosas para lograr un mayor rendimiento del proceso de suministro de agua: un ahorro energético, un abaratamiento de los costes de explotación y mantenimiento y una disminución de las pérdidas a cero, ya que el agua cada vez será más escasa y cara. 

La celebración de fechas como el Día del Agua tiene por objetivo concienciar acerca de la crisis mundial de esta materia y la necesidad de buscar medidas para abordarla de manera que alcancemos el Objetivo de Desarrollo Sostenible Número 6: Agua y saneamiento para todos antes de 2030. 

Molecor tiene una importante contribución a la consecución de dicho objetivo ya que los productos ofrecidos al mercado, tuberías y accesorios de PVC, son utilizados para la construcción de redes de agua potable, riego, saneamiento y reutilización de agua regenerada. Dirigiendo los esfuerzos en la misma dirección se busca dar respuesta a las necesidades globales actuales: erradicar la pobreza, proteger el planeta y mejorar el bienestar de los ciudadanos.

El agua es fundamental para la vida, tanto a nivel individual como sociedad y somos responsables de su cuidado, protección y consumo. De todos nosotros depende seguir avanzando por el camino del desarrollo sostenible y cooperar en la gestión eficiente de los recursos hídricos. En nuestras manos está la solución.

Artículo escrito por Adequa, empresa especializada en materiales para la gestión hídrica, cuyo link a su web dejamos a continuación.