Actualidad

Día Internacional de la Conservación de Carreteras: el pago por uso en España

Jueves, 07 Abril, 2022

El Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas se une, un año más, a la celebración del Día Internacional de la Conservación de Carreteras, en el que participan las principales entidades y empresas del sector de la Ingeniería Civil.

Este año, además, se celebrarán acciones especiales en el marco del V Congreso Andaluz de las Carreteras, organizado por la Asociación Española de la Carretera del seis al nueve de abril de 2022 en Granada.

Con una partida récord en los últimos Presupuestos Generales del Estado, la conservación de las infraestructuras viarias dice adiós a décadas de escasa inversión y de un empeoramiento de su estado. No obstante esto, también en un año en el que se cuenta con más recursos, se abre la puerta a nuevas fórmulas de financiación, como el pago por uso. 

Hoy, en el Día Internacional de la Conservación de Carreteras, compartimos el artículo elaborado por el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas para el número de abril de la revista inGEOpres, del grupo Interempresas.

Contexto actual

Si analizamos la situación internacional en la que nos encontramos, vemos cómo Europa ha de hacer frente a una doble crisis en la economía. Tal y como se recoge en el artículo para Interempresas, nos encontramos ante un intento de recuperación económica tras la pandemia y, además, hemos de superar una nueva emergencia, esta vez energética. 

El conflicto entre Rusia y Ucrania y la escalada de precios que ya se estaba produciendo en los meses anteriores han puesto a la Unión Europea en una situación un tanto complicada. Tanto es así que el incremento del coste de las energías ha llevado a una reacción en cadena de diferentes sectores afectados, entre ellos los transportistas.

El paro que se ha producido el mes pasado en nuestro país del Transporte llevó a que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana anunciara la paralización de las acciones pensadas para dar inicio a la implantación del pago por uso de las autovías españolas. “El proyecto, que se enmarcaba dentro de un plan europeo de infraestructuras y con fecha de 2023, ha modificado sus líneas principales para afrontar a corto plazo la crisis económica del sector”. 

Nuevo sistema de peaje

La nueva fórmula, conocida como de pago por uso, ya se adelantaba en el anteproyecto de la Ley de Movilidad Sostenible, ya revisada en Consejo de Ministros en marzo de 2022. Según recoge el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, los grandes puntos en los que se sustentará esta normativa se basan en:

  • “Movilidad como herramienta para el acceso al trabajo y a servicios básicos, incluida la sanidad y la educación. 
  • Reto climático y salud, con la vista puesta en la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 
  • Digitalización y nuevas tecnologías.
  • Inversión pública para la consecución de una mejora de la vida social”. 

En cuanto a la financiación de la conservación de carreteras, tal y como se explica en el artículo de Interempresas, la ley establece una disposición decimotercera que establece que “El Gobierno presentará un estudio de alternativas que analizará las distintas opciones viables para establecer un mecanismo de financiación que permita garantizar, al menos parcialmente, los fondos necesarios para un adecuado mantenimiento de la Red de Carreteras el Estado. El mecanismo de financiación procurará basarse en un sistema de pago por uso de, al menos, las carreteras de altas prestaciones de la Red de Carreteras del Estado, que tenga en cuenta criterios de equidad territorial, seguridad vial, y sostenibilidad ambiental. Las medidas que puedan implantarse como consecuencia del estudio presentado estarán siempre amparadas en un amplio consenso social y político y se ajustarán a las circunstancias económicas concurrentes”. 

La implantación de esta medida, a la que España se ha comprometido con la Unión Europea para 2023, se llevaría a cabo siguiendo el modelo de otros Estados miembro. Para ello, se pondrían en circulación viñetas, dispositivos de carga monetaria previa que se pegarían en los vehículos y cuya tarifa se decidiría en cuestión de periodos cerrados de tres, seis o doce meses. 

Financiación de las carreteras

Con motivo de los paros del Transporte y la indisposición de sus trabajadores de hacer frente a más pagos, el sistema de pago por uso ha quedado, por el momento, frenado por el Gobierno. Ante esta situación, ¿cómo se financiará la conservación de las carreteras? 

“Los Presupuestos Generales del Estado de 2021 determinaban una cantidad histórica para la conservación de carreteras: 1.371 millones de euros, de los 2.463 millones que se invertirán en la red (la cual ya cuenta con 1.000 kilómetros más tras las no renovaciones de concesiones). En total, el 56% de los presupuestos destinados a estas infraestructuras se aplicarán en la conservación”. Buenos datos, pero que arrojan una serie de dudas, especialmente en lo relativo a la financiación del mantenimiento, más allá de los PGE. 

Si analizamos el sistema actual de pago de carreteras, vemos que éste se lleva a cabo a través de los recursos propios del Estado y mediante la construcción de autovías de pago. Dicho de otra manera, a través de la concesión, tal y como se explica en la web del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana: “El aumento de la actividad económica y del parque de vehículos ha hecho necesario el desarrollo de una red de vías de gran capacidad y además de forma rápida. Ante la dificultad de afrontar este desarrollo con el presupuesto público, se planteó un programa de autopistas mediante contratos de concesión, el Plan de Autopistas Nacionales de España (PANE), en los que la financiación correría a cargo de los concesionarios. Este primer impulso permitió que en poco más de una década, España contase con 1.500 km de autopistas de peaje, a los que se sumaban 400 km de autovías libres de peaje”. 

Los últimos datos oficiales establecen 12 autovías de peaje, con un total de 1.435 kilómetros de peaje directo al usuario, 10.656 kilómetros de autovías y carreteras multicarril y 5.200 kilómetros de vías de gran capacidad, propiedad de las comunidades autónomas. 

Hablamos, así, de una gran red de carreteras de peaje cuyo mantenimiento afecta directamente a la Ingeniería Civil. Si bien el sistema de pago por uso se recoge dentro de una fórmula mixta de financiación (con dinero directo del Estado), es cierto que su incorrecta aplicación podría llevar al contribuyente a pensar en la inutilidad y la doble imposición del conjunto, algo que afectaría a la visión social de las Obras Públicas. 

Es fundamental, así, analizar el futuro de la conservación de la carretera más allá de los dos grandes pilares de la economía para los próximos lustros: el proyecto europeo de ayudas NextGeneration y el Plan de Recuperación, Resiliencia y Transformación nacional. 

Os dejamos más información del Día Internacional de Conservación de Carreteras en el link a la web oficial del evento.