Actualidad

Radiografía de la brecha de género en la formación STEAM

Viernes, 29 Abril, 2022

Ayer, 28 de abril, se celebró el Día Internacional de las Niñas en TIC, que fomenta la participación de las mujeres, en edades tempranas, en las Tecnologías de la Información y de la Comunicación. Llevado a cabo por la Organización de Naciones Unidas, trata de “alentar a las niñas y mujeres jóvenes a considerar la posibilidad de orientar sus estudios y profesiones al campo de las carreras tecnológicas”.

Esto se debe al papel fundamental que van a tener las carreras técnicas, entre ellas la Ingeniería Civil, en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: “La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible coloca a las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas como espacios que impulsan la construcción de sociedades más inclusivas y sostenibles. La incorporación de las niñas y mujeres en estas áreas es imprescindible para reducir la brecha entre hombres y mujeres y contribuir al empoderamiento y a la igualdad de género. Dentro de las STEM, las áreas educativas más dominadas por los hombres son las TIC y las ingenierías, donde la matriculación de mujeres es de 27% y 28% respectivamente (UNESCO, 2018). Al ritmo actual, no se logrará alcanzar la paridad de género en STEM antes del año 2100”.

El Día Internacional de las Niñas en TIC se trata de reivindicar, de manera generalizada, su presencia en las STEM, tal y como avanzaba ayer Unión Profesional en una publicación que recogía la última información publicada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional en abril: “Radiografía de la brecha de género en la formación STEAM. Un estudio en detalle de la trayectoria educativa de niñas y mujeres en España”, dentro de la campaña “Niñas en Pie de Guerra”. 

Este primer volumen analiza las carreras técnicas desde la perspectiva de género, además de valorar las situaciones de futuro que se plantean, proyectando los datos actuales en la selección del tipo de formación de las jóvenes. “Así, aquellas que optan por cursar Formación Profesional en familias profesionales que podríamos calificar dentro del ámbito STEAM, según los planes de estudio de los ciclos formativos que las componen, eligen mayoritariamente la familia profesional de Sanidad, con un 76,02% en el Grado Superior en 2019/20 pero, a la vez, cada año están más infrarrepresentadas en otras familias STEAM como la de Informática y Comunicación, donde suponen apenas el 10% del alumnado. Constatamos a la vez un correlato prácticamente idéntico de estas asimetrías por género en los Grados STEAM universitarios, donde en las dos últimas décadas se puede observar no solo una brecha de género en los grados de Ingeniería en general, sino que, en algunos como la Ingeniería Informática o las Matemáticas, se está produciendo un retroceso importante de la proporción de mujeres que cursan estos estudios”.

Esto supone un futuro retroceso en la situación femenina, dado que gran parte de las vacantes en el mundo laboral de los próximos años serán STEM. 

El papel de las mujeres

El estudio cuenta con más de 280 páginas de análisis y de datos reales sobre la situación de las jóvenes en la sociedad y en el sistema educativo y su incidencia en la selección de formación. Reciente estudios demuestran que, a los seis años, las niñas ya comienzan a interiorizar que sus compañeros son más válidos que ellas, incluso en sistemas donde la cuestión de género está superada. Por ello, desde el Ministerio, se llama a un cambio de los cimientos: “El profesorado, los profesionales de los servicios y departamentos de orientación, los contenidos de aprendizaje, los materiales y el equipamiento, las herramientas y los métodos de evaluación adecuados, así como el entorno de aprendizaje en las escuelas y centros formativos y en las empresas de prácticas son elementos decisivos para mejorar el interés y la participación de las niñas y jóvenes en los estudios vinculados con las STEAM, al igual que lo es el papel de las familias y el que las jóvenes tengan referentes de científicas y tecnólogas en los que puedan inspirarse y con los que sentirse identificadas”.

Si bien el alumnado femenino es mayor en España en Bachillerato, con notas que van a la par en cuanto a género, la llegada de éstas a los Grados técnicos es apenas relevante: “De hecho, pese a que el número de estudiantes que eligen estos estudios en España ha ido creciendo, pasando de 131.675 en el curso 1985 a 206.427 en el 2019/20, la realidad es que las alumnas siguen siendo minoría en relación a sus compañeros, aunque su presencia se ha ido incrementando en estas tres décadas hasta que en 2020 doblaron las cifras de 1985 (fueron 20.072 en el curso 1985/86 y han sido 53.372 en el 2019/20). En todo caso, en el curso 2019/20 en la rama de enseñanzas de Ingeniería y Arquitectura había 154.055 alumnos y tan solo 52.372 alumnas […]. Es decir, aumento, en términos absolutos, del número de alumnos y alumnas que siguen estas enseñanzas, pero escasa mejora del sesgo de género que hay en su distribución por sexos”. 

En el caso de la Ingeniería, Industria y Construcción, los datos de 2019/2020 reflejan que apenas hay un 29,44% de mujeres, solo por debajo de Informática (donde apenas representan el 14,41%). 

El problema general, tal y como explica el informe del Ministerio de Educación y Formación Profesional, es que hay una tendencia de la mujer a desaparecer en entornos como el informático en plena revolución industrial y tecnológica en el mundo. 

Mientras que su presencia es mayoritaria en ámbitos como las Ciencias Sociales y de la Salud, su papel queda relegado en los entornos llamados a protagonizar el gran cambio, como es el caso de la Ingeniería Civil.

Por ello, entidades como Unión Profesional, de la que forma parte el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, participa en las acciones de las administraciones públicas para concienciar, dentro de las entidades colegiales, del fomento de las profesiones técnicas entre las más jóvenes.

Haciendo ver el ejemplo de las ya profesionales se puede llegar a un público más amplio y, sobre todo, ejemplificar desde el desempeño de la Ingeniería Técnica de Obra Públicas, como es el caso del CITOP.

Para poder ver la información completa, podéis acceder al informe “Radiografía de la brecha de género en la formación STEAM. Un estudio en detalle de la trayectoria educativa de niñas y mujeres en España”, aquí.