Actualidad

Dientes de dragón, la nueva señalización del MITMA

Lunes, 13 Junio, 2022

En una nueva entrega de la campaña “Ingeniería Civil y Seguridad Vial” del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, hablamos de una de las medidas que ya se están probando en nuestras carreteras: la implantación de los dientes de dragón, una señalización que trata de reducir la velocidad de los vehículos que se acerquen a la misma, en un intento por conseguir un descenso de la siniestralidad. 

Conocemos más sobre este nuevo elemento de la red viaria con Cristina Beneroso, Secretaria Técnica del Consejo del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas.


Uno de los objetivos principales de los Ingenieros Civiles es ofrecer un servicio a la sociedad. Y no hay mayor servicio a la sociedad que velar por la seguridad en nuestras vías de circulación, tanto para los conductores como para el resto de agentes que intervienen en el tráfico, como los peatones, considerados como vulnerables.

Es por ello que los profesionales del sector destinamos esfuerzos constantes encaminados a hacer nuestras ciudades más seguras para todos. Una de las medidas más recientes es la inclusión de nueva señalización en la normativa sobre marcas viales que está elaborando el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, MITMA, a través de la Dirección General de Carreteras.

En concreto, se ha dispuesto un tramo experimental, comprendido entre los kilómetros 293,652 y 294,356 de la N-122 en Nava de Roa (Burgos), de dos de los tipos de marcas viales recogidas en la nueva norma.

En dicha ubicación, se han implementado, por un lado, la marca vial denominada “dientes de dragón”. Ésta consiste en formas triangulares de 0.75 metros de base, separadas entre sí 1.5 metros y dispuestas a ambos lados de la vía. La altura de dichas formas triangulares aumenta desde los 0.6 metros hasta los 0.9 metros, creando así una sensación de estrechamiento de la vía. Se pretende, así, que se incida en una disminución notable de la velocidad de circulación con respecto al tramo precedente, propiciando que el conductor se adapte a las nuevas circunstancias de la carretera/calzada por la que circula.

Por otro lado, se ha dispuesto un paso de cebra en zona con buena visibilidad, precedido de lo que se han denominado “líneas de borde quebradas”, a lo largo de 30 metros. Estas líneas, similares a un zigzag discontinuo y poco pronunciado, pretenden hacer visible a los conductores que se aproximan a una sección particular de la vía y que deben, por tanto, aguzar su atención y reducir su velocidad de circulación.

Este tipo de marcas viales han demostrado ejercer un efecto óptico que ayuda a los conductores en su circulación. Véanse, por ejemplo, los galones, que son marcas viales que se han instaurado en algunas vías rápidas para señalizar la distancia de seguridad que los usuarios de la vía deben mantener con el vehículo previo, ayudando a evitar los accidentes por alcance.

Cabe señalar que estas nuevas implementaciones han de hacerse de manera experimental en vías reales para poder evaluar el impacto de las mismas, ya que la percepción de su utilidad no es la misma que en el diseño sobre el papel.

Asimismo, existen otros factores que tener en cuenta, como la interpretación de los usuarios de estas señales, que es siempre muy subjetiva. Por ello, la experiencia real de uso es la que determina la eficacia de estas implementaciones previo a su incorporación a las normativas de aplicación.

Pronto conoceremos si se incluyen o no en la normativa definitiva de la Dirección General de Tráfico, que busca continuar con el descenso de los fallecidos en carretera. El 2021 se cerró con un 9% menos de muertes que 2019, lo que le sitúa como el segundo mejor año de la historia en términos de siniestralidad vial, considerando la cifra distorsionada de 2020 a causa de la pandemia por COVID. La disminución de los atropellos a peatones fue del 10%, lo que indica que estos esfuerzos van teniendo, poco a poco, la incidencia positiva que se espera.

Sobre el CITOP

En junio, el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas presenta la campaña “Ingeniería Civil y Seguridad Vial”, en la que pretende analizar el papel de la profesión en la reducción de los accidentes de tráfico desde diferentes perspectivas: gestión y organización de las ciudades, señalización, el factor humano y la nueva normativa.

Todo el contenido se encuentra disponible en la sección de Actualidad y en las redes sociales del CITOP. 

Fuentes: