Actualidad

Día de la Población. La Ingeniería Civil y sus claves para la gestión de servicios básicos

Lunes, 11 Julio, 2022

El 11 de julio se celebra el Día de la Población, promulgado por la Organización de Naciones Unidas para dar importancia a la creación de ecosistemas y de entornos favorables para los habitantes del planeta, pero también para conocer los datos de esperanza de vida, de fecundidad y de viabilidad de habitabilidad en las ciudades.

Tal y como recoge la ONU en la web dedicada a este día, “Tuvieron que transcurrir cientos de miles de años para que la población mundial creciera hasta alcanzar los 1.000 millones de habitantes, y solo en unos 200 años más se multiplicó por siete. En 2011, la población mundial alcanzó la cuota de los 7.000 millones de personas y en 2021 la cifra aumentó a casi 7 900 millones de personas. Las previsiones hablan de 8.500 millones para 2030, 9.700 millones en 2050 y 10.900 millones en 2100. Este espectacular crecimiento se ha visto impulsado por el creciente número de personas que llegan a la edad reproductiva y ha venido acompañado de cambios importantes en las tasas de fecundidad, el aumento de la urbanización y la aceleración de la migración. Estas tendencias tendrán consecuencias de largo alcance para las futuras generaciones”. 

En cuanto a la urbanización y a la tendencia general que sufrimos en este ámbito, el Banco Mundial ya habla de un 55% de la población mundial en estas áreas urbanas, siendo el pronóstico del 70% en 2050. Actualmente, se estima que 4.200 millones de personas en todo el mundo son habitantes de grandes urbes. Ante esta situación, ¿qué puede realizar la Ingeniería Civil para poder organizar los recursos necesarios? 

La Ingeniería Civil en el Día de la Población

En primer lugar, la profesión de la Ingeniería Técnica de Obras Públicas ha de tener en cuenta la protección a la vida y al Medio Ambiente. Las últimas políticas nacionales e internacionales, así como los acuerdos globales llaman a la consecución de prácticas, en todas las actividades económicas, que ayuden a reducir la huella del ser humano en el cambio climático.

De esta manera, el sector de la Construcción ha de apostar, por un lado, por ciudades que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Por otro, por procedimientos y por materiales que ayuden a la conservación de los entornos naturales. Si bien actualmente no se entiende una idea sin la otra, lo cierto es que se trata de tendencias más bien recientes.

A todo ello hay que sumarle que los países con un alto déficit de políticas medioambientales son, además, los que cuentan con menores recursos para poder permitirse un desarrollo de infraestructuras sostenibles. 

La gran solución que se ha dado a nivel internacional y desde el punto de vista político (algo que analizaremos en detalle muy pronto) es la consecución de ayudas humanitarias pensadas para la creación de infraestructuras y de servicios básicos de todo tipo y que están ínfimamente relacionados con el bienestar social.

Si por un lado, China ya está llevando a cabo el programa “One belt, one road”, que potencia los acuerdos políticos a base de proyectos de Construcción, el G7 ha anunciado un plan similar para fortalecer alianzas. Y teniendo en cuenta este ejemplo, no podemos dejar de mencionar la gran noticia de las últimas semanas en el sector a nivel internacional: “El gobierno chino está preparando una emisión de bonos de cerca de 220.000 millones de dólares para invertir en infraestructuras, una operación con la que pretende dar un empujón a la economía y lograr que se cumpla el objetivo de crecimiento del 5,5%, en un año en el que la situación se ha complicado en China (El Economista).”

No obstante esto, todavía se conocen si estas medidas cumplirán con los acuerdos verdes sobre las emisiones. Sí que es muy probable que se centren en las grandes ciudades chinas, tan pobladas como las grandes Egipto y Yakarta. Y ponemos este ejemplo porque, en el último número de Cimbra, la revista técnica del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, ya analizábamos las medidas que se están realizando en movilidad sostenible y en tareas de gestión urbana para conseguir una mejora de las condiciones de vida de ciudades superpobladas.

En este sentido, si bien cabe destacar la labor del Ingeniero Civil, basta recordar que se requieren de políticas claras y de recursos suficientes para los objetivos marcados por la ONU. Además, tal y como recordamos desde el CITOP de manera habitual, se han de promover infraestructuras más allá de los principales núcleos urbanos, de tal forma que se permite incrementar la población también en zonas menos habitadas.

Os dejamos toda la información sobre este día en la web oficial de la Organización de Naciones Unidas.