Actualidad

¿Cómo emprender en Ingeniería Civil? La experiencia de una ITOP

Martes, 12 Julio, 2022

En el número 421 de Cimbra, la revista especializada del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, incorporamos un artículo enfocado en descubrir más sobre la realidad de muchos de nuestros Colegiados: el emprendimiento. En muchas ocasiones, nuestros profesionales apuestan por crear una empresa propia y ejercer la profesión de esta manera. Además, otros muchos se lo plantean como una inversión a futuro.

Por ello, hablamos con Guadalupe del Arco, Colegiada, Ingeniera Técnica de Obras Públicas y empresaria. Con una experiencia de más de 20 años, nos explica cómo creó su proyecto, Aral Consultoría y cómo sobrevivió, especialmente en los primeros años de actividad. 

Fundada en 2002, Aral Consultoría lleva a cabo asistencias técnicas (redacción de proyectos, coordinación en materia de seguridad y salud, control de vigilancia y seguimiento de obras para organismos públicos), redacción de proyectos de Ingeniería Civil para el sector privado y realiza la preparación de documentación técnica para licitaciones de obra para empresas del sector de la Construcción. 

Primeros pasos para emprender

Pregunta. ¿Por qué emprendiste?

Respuesta. Estaba de Jefe de Obra en CYOPSA-SISOCIA y me planteé, con la que ahora es mi socia Cristina Alonso Camacho (ICCP que también formaba parte de CYOPSA-SISOCIA), tener una empresa propia pero no una constructora, sino una Ingeniería. En 2002, se licitaba mucha obra pública, las constructoras externalizaban mucho trabajo fuera de sus oficinas técnicas y vimos un buen nicho de mercado en la preparación de documentación técnica para licitaciones, sin dejar de lado las redacciones de proyectos y asistencias técnicas, que vendrían a la par.

Pregunta. ¿Cómo fueron los primeros pasos? ¿Qué es lo primero que hay que hacer cuando se emprende? 

Respuesta. En nuestro caso, “estudiamos” los tipos de sociedades que existían (S.L., Comunidad de Bienes, Sociedad Coperativa…) y cómo estaba constituida la competencia, hasta que por el tipo de empresa que queríamos formar una Ingeniería-Consultoría nos decantamos por una S.L. Una vez decidido el tipo de empresa, nos pusimos en manos de una gestoría que nos asesoró. Ahora, recomendaría ponerse en manos de asesores expertos una vez tomada la decisión de formar una empresa.

Pregunta. ¿Qué ayudas tuvisteis al principio y cómo afrontasteis los primeros años de actividad desde el punto de vista económico?

Respuesta. Nos empezaron contratando las empresas donde trabajábamos y poniendo en contacto con otras compañías con las que iniciamos relaciones comerciales. Los primeros años tiramos de los ahorros y pidiendo créditos a los bancos, los cuales nos exigieron poner como aval nuestros bienes (nuestras casas).

Pregunta. ¿Qué retos, aparte de los económicos, encontrasteis en la primera fase, especialmente en los cinco primeros años?

Respuesta. En los primeros años, los retos se centraban en conseguir trabajo para tener un sueldo y mantenernos en el mercado. Empezamos en el 2002 sin oficina, trabajando desde casa, Cristina en Madrid y yo en Cáceres, hoy diríamos “teletrabajando” (risas). Pero duró poco, porque en 2003 ya alquilamos un local en Cáceres y contratamos a un Ingeniero Industrial y a una Ingeniera Técnica de Obras Públicas y, en 2005, abrimos una oficina en Madrid y empleamos a otra Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

Consolidación del negocio

Pregunta. ¿Cómo se lleva a cabo la consolidación de los primeros clientes y la apertura de mercado? ¿Cómo es ese paso?

Respuesta. Nuestros primeros clientes fueron clientes con los que nos pusimos en contacto ofreciendo nuestros servicios de trabajos en licitaciones de obra. Posteriormente, quisimos abrir mercado en la Administración Pública en Extremadura, así que cartera en mano, nos plantamos en la entonces Consejería de Obras Públicas para darnos a conocer y ver qué posibilidades teníamos de ejecutar algún proyecto. Nos costó un poco dar el paso, porque no conocíamos el mercado en Extremadura, ni a los técnicos de la Consejería a los que dirigirnos para que nos informaran de los futuros proyectos o infraestructuras que se iban a acometer en la Región, pues mis funciones de Jefe de Obra las había acometido en otras Administraciones (JCCM, JCYL, Comunidad de Madrid). Pero las mujeres somos muy “machaconas” y con perseverancia todo se consigue.

Pregunta. ¿Cuándo se consolida una empresa? ¿Cuáles son los primeros indicios de que va a ser un proyecto exitoso? 

Respuesta. Pues la verdad no lo tengo claro, porque aunque la experiencia nos dice que cuando vas viendo que hay trabajo, que vas creciendo y los números salen y crees que estás consolidado, nos devora una crisis. En nuestro caso, fue la del 2008 y todo se va al “garete” y todo los que has construido en 6-8 años, desaparece y tienes que volver a los orígenes, volver a empezar desde “cero”. Por ello, nunca hay que pensar que estás consolidado y ya eres una empresa exitosa, para mí el éxito está en mantenerte día a día.

Pregunta. ¿Es diferente emprender en el sector de la Ingeniería Civil que en otros sectores “más comunes”?

Respuesta. Creo que no, lo importante de emprender es que veas una necesidad en cualquier sector y lanzarse. Yo no veo mi sector como “no común”, al contrario creo que es un sector común y muy necesario. ¡Qué necesidad más normal y común que la Ingeniería: carreteras, abastecimiento, depuración, etc…. El problema radica en que la Ingeniería no se deja ver como un “bien social” como se ven otros sectores como el sanitario o la educación, por ejemplo.

En resumen…

  • Sorpresas gratas de emprender. “El gran número de profesionales que he conocido en todos estos años y todo lo que he aprendido”.
  • Ventajas. “Satisfacción personal cuando se van superando los retos que te marcas.
  • Inconvenientes. “Esta profesión es como una montaña rusa y requiere una gran dedicación, esfuerzo y sacrificio personal”.
  • Consejos para emprendedores futuros y recientes. “Solo uno: pasión y empeño en lo que hagas, solo así, conseguirás lo que te propongas y, sobre todo, no tirarás la toalla en los momentos difíciles”.


Para acceder al artículo completo de Cimbra 421, aquí.