Actualidad

Red ferroviaria para la Alta Velocidad Madrid-Lisboa a su paso por Extremadura

Miércoles, 13 Julio, 2022

La próxima semana está prevista la inauguración del servicio de alta velocidad de Extremadura, una infraestructura que se ha esperado, desde hace décadas, por una región que ha sufrido continuos problemas en su conexión por tren con el resto de la península. El día 18 se llevará a cabo el acto institucional con representación política, incluida la Ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. Posteriormente se dará inicio a un servicio que ya ha recibido las primeras críticas, especialmente en lo referente a las velocidades alcanzadas: en algunos tramos, se continuará con los 80 kilómetros por hora, siendo la media del trayecto de 89 kilómetros por hora. 

A todo ello se une que aún no se han finalizado los trabajos últimos para la consecución de mejoras determinantes en la prestación del servicio. No obstante esto, “el ahorro de la nueva línea será, según el Ministerio, de 51 minutos entre Badajoz y Madrid; 44 entre Monfragüe y Badajoz; 25 entre Badajoz y Cáceres; y 20 entre Cáceres y Mérida respecto al servicio actual (El Mundo)”.

Para analizar estos datos y la situación de la región, hablamos con la Zona de Extremadura del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas. 

Una conexión necesaria

El próximo 19 de julio, veremos como el tramo Badajoz-Plasencia, correspondiente a la línea de Alta Velocidad Madrid-Extremadura-Frontera Portuguesa, se pondrá en funcionamiento. Un avance a una promesa política que llega con cierto retraso pero que con la puesta en marcha del nuevo trazado, con la vía aún sin electrificar y con la llegada de los Alvia S-730, permitirá reducir tiempos, permitiendo realizar el trayecto entre Badajoz y Plasencia en menos de dos horas.

La línea de Alta Velocidad de Extremadura forma parte del llamado Corredor del Sudoeste Ibérico, que es la vía de mercancías y pasajeros que une Lisboa con Madrid y a éstas con París y centro de Europa. Por tanto, la convierte en una línea de conexiones prioritarias y de interés global, además de ser el ramal principal de conexión entre países vecinos con altas capacidades sinérgicas.

En unos días, con la puesta en funcionamiento del tramo Badajoz-Plasencia, veremos una mejora de servicio parcial, primeros pasos para posibilitar las conexiones ferroviarias entre Madrid y Lisboa por Extremadura. Hay que resaltar que tanto Madrid como Lisboa son dos ciudades con un turismo masivo y en crecimiento y pueden generarse grandes flujos de entrada y de salida de pasajeros por sus aeropuertos, combinándolas con las conexiones ferroviarias. 

Además, la Península Ibérica puede convertirse en la gran plataforma logística europea que gestione los tráficos entre Europa con América y Asia. Es, por tanto, una conexión necesaria, que contribuye al funcionamiento del mercado interior, al fortalecimiento de la cohesión económica y social, a la reducción de las emisiones de CO2 y que es clave para conectar por tierra las principales infraestructuras logísticas del territorio Europeo.

A nivel regional, Extremadura se caracteriza por ser una de las regiones de interior más aisladas, con mayores problemas de integración interna y fragmentación entre las zonas urbanas y rurales. Conscientes de que estos factores han repercutido en su menor dinamismo económico y declive sociodemográfico, consideramos crucial la culminación de la red de alta velocidad ferroviaria Madrid-Lisboa, pues ello contribuirá a la mejora de la vertebración interna, a la convergencia socioeconómica y a la apertura exterior.

La puesta en funcionamiento del tramo Badajoz-Plasencia, el próximo 19 de Julio, será por tanto, un avance parcial, un primer paso para posibilitar la conexión ferroviaria entre Madrid y Lisboa por Extremadura. Un avance que desde la Zona de Extremadura del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas debemos celebrar. 

No obstante esto, somos conscientes de que aún queda mucho por recorrer para conectar las dos capitales ibéricas por alta velocidad, situación que como ya hemos comentado, ofrecería a Extremadura una gran oportunidad para conectarla a la red de alta velocidad europea mixta de viajeros y de mercancías, facilitando la permeabilidad transfronteriza y las relaciones socioeconómicas. 

Podéis acceder a un artículo completo sobre el sistema ferroviario de Extremadura en el número 419 de Cimbra.