Actualidad

La próxima generación de carreteras

Martes, 30 Agosto, 2022

Con motivo del V Congreso Andaluz de Carretera, que tuvo lugar del seis al ocho de abril de 2022, hablamos con la Asociaci√≥n Espa√Īola de la Carretera, principal organizadora, para conocer, de la mano de su Subdirectora General T√©cnica, los planes que el sector tiene para con las carreteras: caracter√≠sticas futuras, implantaci√≥n de nuevas tecnolog√≠as y, por supuesto, papel de los diferentes agentes participantes en el gran cambio de paradigma.¬†

Un art√≠culo, que se puede consultar online, que se recoge en el n√ļmero 421 de Cimbra, la revista de Ingenier√≠a Civil del Colegio de Ingenieros T√©cnicos de Obras P√ļblicas.

Introducción

Digitalizaci√≥n, transici√≥n ecol√≥gica, conectividad, automatizaci√≥n, sostenibilidad, ciberseguridad‚Ķ Son conceptos que hoy est√°n presentes en toda estrategia, plan o pol√≠tica que se precie de novedosas y en pr√°cticamente todos los √°mbitos de actividad. No obstante, es en las carreteras donde aquellas nociones confluyen, planteando una realidad que est√° llamada a marcar la aut√©ntica transformaci√≥n de la movilidad de viajeros y de mercanc√≠as. Una nueva movilidad en la que la conectividad desempe√Īar√° un papel fundamental para la consecuci√≥n de los objetivos de sostenibilidad y seguridad, as√≠ como para la generaci√≥n de nuevos servicios.¬†

La carretera como infraestructura física, pero también como sector, como industria y como elemento fundamental del progreso y del bienestar de nuestro país, de nuestras ciudades y de nuestros más recónditos pueblos, está sumida en un gran proceso de cambio.

Y es en esa revoluci√≥n donde la Asociaci√≥n Espa√Īola de la Carretera est√° liderando un ambicioso programa que, bajo el nombre de ‚ÄúCarretera Segura, Verde y Conectada‚ÄĚ, constituye un proyecto de pa√≠s para una movilidad sostenible y para acelerar la transici√≥n ecol√≥gica y digital en el √°mbito viario.¬†

El programa ‚ÄúCarretera Segura, Verde y Conectada‚ÄĚ se ha concebido como una estrategia tractora para la recuperaci√≥n econ√≥mica, que persigue mejorar la competitividad, la calidad del servicio y la sostenibilidad de la movilidad por carretera mediante su digitalizaci√≥n y su conectividad, as√≠ como favoreciendo su transici√≥n ecol√≥gica, de forma que se puedan generar y optimizar servicios de movilidad de pasajeros y de mercanc√≠as que permitan materializar las pol√≠ticas de movilidad conectada, segura y sostenible.

La iniciativa se ha dise√Īado de acuerdo a los principios de los Planes de Recuperaci√≥n y Resiliencia y a los criterios establecidos por el programa de ayuda europeo ‚ÄúNext Generation EU‚ÄĚ, en virtud de cual Espa√Īa va a recibir m√°s de 140.000 millones de euros.

Adicionalmente, la propuesta muestra una fuerte relación con los Objetivos del Desarrollo Sostenible, en particular con los siguientes: 

  • Objetivo 3: Salud y Bienestar.¬†

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†3.6 Reducir a la mitad el n√ļmero de muertes y lesiones causadas por accidentes de tr√°fico en el mundo.¬†

  • Objetivo 9: Industria, Innovaci√≥n e Infraestructura.¬†

                9.1 Desarrollar infraestructuras fiables, sostenibles, resilientes y de calidad, incluidas infraestructuras regionales y transfronterizas, para apoyar el desarrollo económico y el bienestar humano, haciendo especial hincapié en el acceso asequible y equitativo para todos. 

  • Objetivo 11: Ciudades y comunidades sostenibles.¬†
  • Objetivo 13: Acci√≥n por el clima.

Por otra parte, ‚ÄúCarretera Segura, Verde y Conectada‚ÄĚ es una l√≠nea de trabajo que est√° √≠ntimamente relacionada con otras estrategias nacionales, adem√°s del propio ‚ÄúPlan de Recuperaci√≥n, Transformaci√≥n y Resiliencia: Espa√Īa puede‚ÄĚ, Plan de Acci√≥n para la Implementaci√≥n de la Agenda 2030, Agenda Urbana Espa√Īola, Estrategia Nacional Frente al Reto Demogr√°fico, Plan Nacional Integrado de Energ√≠a y Clima 2021-2030, Plan Nacional de Adaptaci√≥n al Cambio Clim√°tico 2021-2030 y Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada 2030, entre otros.

Con relaci√≥n a las l√≠neas de actuaci√≥n previstas, el Programa Carretera Segura persigue la reducci√≥n de la siniestralidad en carretera por medio de actuaciones espec√≠ficas en √°mbitos clave, como la eliminaci√≥n de los tramos de mayor riesgo, la eliminaci√≥n de accidentes frontales y fronto-laterales en carreteras convencionales y la optimizaci√≥n de la seguridad en t√ļneles. Se estructura en tres subprogramas:

  • Aplicaci√≥n de la Directiva 2019/1936 de seguridad en infraestructuras viarias.
  • Programa de carreteras 2+1.
  • Programa de mejora de la seguridad y equipamiento tecnol√≥gico en t√ļneles en el contexto de la Directiva 2004/54/EC.

Por su parte, el Programa Carretera Verde, con el objetivo de acelerar y potenciar esa transición ecológica en la que la carretera ya se encuentra inmersa, se estructura en seis subprogramas:

  • Programa de reducci√≥n de emisiones de CO2 y NOx.
  • Creaci√≥n y operaci√≥n de un Banco de Residuos.
  • Pol√≠ticas de abatimiento de ruido.
  • Generaci√≥n y gesti√≥n de sumideros de carbono asociados a las carreteras.
  • Plan de optimizaci√≥n lum√≠nica en el √°mbito viario.
  • Programa de adaptaci√≥n de las carreteras al cambio clim√°tico.

Finalmente, al Programa Carretera Conectada, que persigue gestionar con tecnolog√≠a las infraestructuras y la movilidad, generando nuevos servicios de valor a√Īadido y garantizando el fortalecimiento de la Administraci√≥n P√ļblica, est√°n asociados siete subprogramas:

  • Adaptaci√≥n f√≠sica de las carreteras para la movilidad conectada y aut√≥noma.
  • Adaptaci√≥n de la infraestructura digital de las carreteras para la movilidad conectada y aut√≥noma.
  • Generaci√≥n de servicios y modelos de movilidad avanzada.
  • Despliegue de living-labs de carretera smart.
  • Creaci√≥n de infraestructuras de almacenamiento seguro de datos.
  • Digitalizaci√≥n de las administraciones con competencias en carreteras.
  • Mejora continua de la formaci√≥n de los t√©cnicos gestores de las v√≠as.

Red local de carreteras

En el proyecto se valoran y cuantifican los distintos parámetros de implementación de cada uno de estos tres proyectos y sus subprogramas, representando una inversión global cifrada en 23.000 millones de euros. Es, sin duda, una de las propuestas globales sobre la transformación ecológica y digital de las carreteras más completas y realistas que hay sobre las mesas técnica y política del ámbito viario actualmente.

La propuesta incluye tambi√©n a la red local de carreteras. Una red de carreteras locales que permita la movilidad de personas y mercanc√≠as en las condiciones de seguridad y eficiencia necesarias contribuir√° a alcanzar los objetivos de desarrollo e innovaci√≥n en el territorio, impulso del turismo sostenible, igualdad de derechos y oportunidades, fomento del emprendimiento, refuerzo de los servicios p√ļblicos e impulso a la descentralizaci√≥n, bienestar social y econom√≠a de los cuidados o promoci√≥n de la cultura, que son algunas de las acciones claves incluidas en el Plan de Recuperaci√≥n y Resiliencia de Espa√Īa.¬†

Digitalización

En relaci√≥n a la movilidad del futuro y a c√≥mo se est√° gestando esa revoluci√≥n digital en el contexto de las infraestructuras viarias, hemos de desviar la mirada hacia dos factores: la movilidad conectada y aut√≥noma y la digitalizaci√≥n de las infraestructuras. As√≠, la implantaci√≥n del 5G abre un nuevo marco de oportunidades que ya se est√° desarrollando a un buen ritmo y que pivota sobre veh√≠culos conectados entre s√≠ y con la infraestructura, generadores de una ingente cantidad de datos que permiten una gesti√≥n din√°mica de la informaci√≥n del tr√°fico y de la red viaria, as√≠ como de elementos de contexto tales como la climatolog√≠a o la presencia de otros usuarios, transmitiendo informaci√≥n en tiempo real a los proveedores de servicios, actores p√ļblicos y privados de todo tipo y a los usuarios finales.¬†

Este complejo entramado hace posible la materializaci√≥n de tendencias como la ‚ÄúMobility as a Service‚ÄĚ para viajeros y mercanc√≠as, prestando especial atenci√≥n a la √ļltima milla en grandes entornos urbanos y proporcionando soluciones para los √°mbitos rurales m√°s alejados, lo que permite tambi√©n dar una respuesta √≥ptima al reto demogr√°fico. Favorece, adem√°s, la intermodalidad y la micromovilidad, y prioriza la seguridad y la ciberseguridad frente a desastres naturales -relacionados o no con el cambio clim√°tico- y frente a aqu√©llos que pudieran derivarse de la acci√≥n humana.¬†

Pero es que, adem√°s, estamos ante un fen√≥meno de desarrollos tecnol√≥gicos que, lejos de lo que pudiera parecer, no est√° necesariamente ligado a las grandes autopistas y ejes de comunicaci√≥n. La conectividad de las infraestructuras viarias es, a d√≠a de hoy, un asunto recurrente en las redes locales de carreteras que, aunque m√°s modestamente, tambi√©n est√°n avanzando hacia un proceso de digitalizaci√≥n que hace a√Īos era inimaginable.

De todo ello se desprende que la gestión conectada de la totalidad de nuestra red viaria es, sin duda alguna, una posibilidad absolutamente viable en el medio plazo. 

A nadie se le escapa que todav√≠a queda mucho camino por recorrer, pero existen numerosos proyectos que han logrado superar la fase de investigaci√≥n y aplicaci√≥n piloto y que dan sus primeros pasos ofertando servicios. Sin ir m√°s lejos, el sector p√ļblico ultima la creaci√≥n de una plataforma de datos que permitir√° dar pasos de gigante en esta l√≠nea, abordando retos como la adaptaci√≥n digital, las plataformas de almacenamiento seguro de datos o la digitalizaci√≥n del sector p√ļblico.¬†

Espa√Īa dispone de un sector privado con un m√ļsculo muy potente en el √°mbito de las infraestructuras viarias y en el campo tecnol√≥gico, con organizaciones y empresas que desarrollan una actividad fundamental tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Un sector que, alineado con las nuevas pol√≠ticas de movilidad, resulta clave para que pueda llegar a consolidarse con √©xito el cambio de paradigma en la movilidad frente al que no hay vuelta atr√°s posible.¬†

En esta reflexi√≥n no pod√≠a faltar una referencia a aquellos elementos clave que abrir√°n la puerta al referido proceso de cambio. Entre ellos, destaca la necesidad de una adaptaci√≥n f√≠sica de la red de carreteras, que ya se ha mencionado anteriormente. Porque, no nos enga√Īemos, no ser√° posible plantear soluciones digitales si no garantizamos un buen estado de conservaci√≥n de nuestras redes viarias (pavimento, se√Īalizaci√≥n vertical, marcas viales, etc.), as√≠ como infraestructuras de apoyo que den soporte al correcto funcionamiento de los servicios basados en la digitalizaci√≥n (espacios para paradas de emergencia, sistemas de control de accesos, etc.). El desaf√≠o es claro: poner el cuentakil√≥metros a cero para construir los cimientos de una nueva movilidad por carretera.¬†

¬ŅY cu√°les ser√°n los beneficios que todo ello reportar√° a los ciudadanos? Podemos enumerar algunos, como la mejora de la seguridad, reduciendo dr√°sticamente el n√ļmero de fallecidos y heridos graves a consecuencia de siniestros de tr√°fico; reducci√≥n de las emisiones de gases a la atm√≥sfera; adaptaci√≥n de las infraestructuras al cambio clim√°tico; mejora de la calidad del servicio que prestan las carreteras; reducci√≥n de los costes del transporte; mejora de la eficiencia energ√©tica; generaci√≥n de empleo‚Ķ Aunque hay muchos m√°s.

Beneficios para toda la sociedad y, sobre todo, para los usuarios del sistema de transportes, que también habrán de poner de su parte, adaptando conductas, preferencias y aptitudes a la nueva oferta de movilidad. 

En cuanto a la financiación de este nuevo modelo y con la mirada puesta en el ya popular mecanismo europeo de recuperación NextGeneration Europe, hay que admitir que genera cierta inquietud el hecho de que, pese a que la Comisión Europea establece como prioritario avanzar en el planteamiento de la movilidad conectada y autónoma, sin embargo, no se apuesta abiertamente por la financiación de proyectos relacionados con la transición digital y ecológica de esta industria y de las infraestructuras viarias, tal y como se desprende de las primeras informaciones publicadas a este respecto.

V Congreso Andaluz de Carreteras

El V Congreso Andaluz de Carreteras, que ha reunido a los profesionales del sector viario en Granada, del 6 al 8 de abril, ha articulado su programa t√©cnico en torno a este triple concepto. El evento, organizado por la Asociaci√≥n Espa√Īola de la Carretera, ha contado con la promoci√≥n de la Consejer√≠a de Fomento, Infraestructuras y Ordenaci√≥n del Territorio de la Junta de Andaluc√≠a y la colaboraci√≥n de un buen n√ļmero de entidades p√ļblicas y privadas.

Estructurado en tres grandes ejes de debate y cinco sesiones de trabajo, adem√°s de un elenco de conferenciantes del m√°s alto nivel, el programa t√©cnico de esta nueva cita con las carreteras andaluzas ha contemplado la celebraci√≥n de siete Mesas Redondas. En torno a dos de ellas se han sentado los Consejeros de Infraestructuras de varias administraciones regionales y los Directores Generales de Carreteras, dos encuentros en los que los m√°ximos responsables pol√≠ticos y t√©cnicos de las redes viarias auton√≥micas espa√Īolas han tenido la ocasi√≥n de compartir soluciones innovadoras y buenas pr√°cticas frente a problemas comunes.

El objetivo de organizadores y promotores de este encuentro no es otro que impulsar la creación de sinergias en un sector fundamental para el progreso en todos los órdenes, puesto que de las infraestructuras viarias depende la movilidad de personas y mercancías.

Aunque con resultados a√ļn dispares, todas las administraciones espa√Īolas con competencias en carreteras avanzan posiciones en el camino hacia la digitalizaci√≥n y estandarizaci√≥n de sus procesos, tanto en sus protocolos internos, como en la gesti√≥n de las infraestructuras sobre las que tienen competencia. Esta transformaci√≥n lleva impl√≠cito un compromiso con la sostenibilidad ambiental. Compromiso mayor si cabe dadas las soluciones que las nuevas tecnolog√≠as ofrecen para alcanzar este reto.

En este contexto, la Junta de Andaluc√≠a ha creado un ‚ÄúSello Verde‚ÄĚ para las carreteras, un distintivo que asegura que las infraestructuras viarias de la regi√≥n se construyen y gestionan siguiendo unos estrictos par√°metros de sostenibilidad.

Tenemos por delante numerosos retos y un ambicioso objetivo: cambiar el modelo de movilidad por carretera para hacerlo m√°s seguro, sostenible y conectado. Tenemos los ingredientes y los actores, sabemos c√≥mo hacerlo y los marcos legales se est√°n adaptando a ello de la mano de la Ley de Movilidad, ya en sus √ļltimas fases. La falta de recursos no puede ser la excusa para no acometer la revoluci√≥n ecol√≥gica y digital que nuestra red viaria necesita y demanda.

Y con este apasionante tel√≥n de fondo, la Asociaci√≥n Espa√Īola de la Carretera continuar√° su labor, en compa√Ī√≠a de todos sus miembros, para avanzar en el nuevo modelo de movilidad. Son ya m√°s de 70 a√Īos, desde la creaci√≥n de nuestra organizaci√≥n, trabajando en la mejora de la movilidad por carretera, adapt√°ndonos al presente para construir el futuro.¬†

Autora. Elena de la Pe√Īa Gonz√°lez. Subdirectora General T√©cnica de la Asociaci√≥n Espa√Īola de la Carretera.

Para ver el art√≠culo completo, incluido en el n√ļmero 421 de la revista de Ingenier√≠a Civil Cimbra, aqu√≠.