Actualidad

Día Mundial de la Carretera: la carretera y los Next Generation EU

Martes, 11 Octubre, 2022

Un año más, el 11 de octubre se celebra el Día Mundial de la Carretera, del que habitualmente forma parte el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas. Se trata de una iniciativa llevada a cabo por un conjunto de entidades que buscan poner en valor el papel de estas infraestructuras en el ámbito social. 

Tal y como explica el propio evento, a través de un carta firmada por Juan José Potti y Francisco Lucas, representantes de este movimiento global, “no se trata de reclamar inversiones para la construcción o para la conservación de carreteras, se trata de concentrar puntos de vista y demostrar la importancia que tiene la carretera en nuestras vidas. Queremos ir al lado más humano, a los sentimientos y a las emociones que vivimos en la carretera. La carretera es libertad, es comunicación, es aventura, es paisaje, es belleza, son muchísimas cosas y no todas son buenas. También es ruido, es contaminación, son accidentes, embotellamientos, etc. De todo ello queremos hablar el 11 de octubre. De lo que no cabe duda es que el mundo que conocemos no sería igual sin la presencia de las carreteras”.

Por todas estas razones, en el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas hemos pedido, una edición más, a la Asociación Española de la Carretera un artículo especializado en estas construcciones para valorar mejor la situación real del sector en España y de su participación en el conjunto europeo. De esta manera, Juan Francisco Lazcano Acedo, su Presidente, nos habla de la carretera y los Next Generation EU, los planes de la Unión Europea para el fomento de la recuperación económica desde un punto de vista sostenible. 

La carretera y los Next Generation EU

En julio de 2020, el Consejo Europeo acordó la creación de un instrumento excepcional, de carácter temporal, para la recuperación económica conocido como Next Generation EU y dotado con 750.000 millones de euros para el conjunto de los Estados Miembros. Así, el Fondo de Recuperación garantiza una respuesta europea coordinada para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la pandemia del COVID-19. Los dos instrumentos de mayor volumen del Next Generation EU son el Mecanismo para la Recuperación y Resiliencia (MRR) y el Fondo REACT-EU.

Dentro del MRR, España recibirá aproximadamente 140.000 millones de euros, de los que 60.000 corresponden a transferencias no reembolsables. Además, podrá acceder a un volumen máximo de 80.000 millones de euros en préstamos. Del Fondo REACT-EU, a nuestro país le corresponden algo más de 12.000 millones en el período 2021-22.

El Gobierno presentó, en abril de 2021, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia -aprobado por el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de la Unión Europea en julio- sobre cuatro ejes transversales: la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión territorial y social, y la igualdad de género. Estos cuatro ejes engloban diez políticas palanca 

La movilidad por carretera se encuentra en un momento idóneo para continuar y acelerar el proceso de transición e innovación iniciado años atrás. En este contexto, es importante destacar, entre los componentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, los que presentan una implicación directa:

  • Plan de choque de movilidad sostenible, segura y conectada en entornos urbanos y metropolitanos.
  • Plan de rehabilitación de viviendas y regeneración urbana.
  • Movilidad sostenible, segura y conectada.

Además, otros componentes tienen también relación con la movilidad por carretera, como “Modernización de las Administraciones Públicas”, “Conectividad digital” o “Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial”.

Las transiciones ecológica y digital han sido requisitos prioritarios para el diseño de los planes nacionales de recuperación y resiliencia que han elaborado los Estados miembro. La oportunidad es, a priori, idónea para el sector de la carretera, puesto que se podría dar continuidad a un proceso de modernización ya iniciado, con vistas a una movilidad verde, segura e inteligente que permita dar respuesta a los grandes retos: descarbonización, conectividad, Economía Circular, movilidad autónoma, fuentes alternativas de energía… Son solo algunos de los ámbitos que están marcando los programas de trabajo post-COVID.

En este contexto, la Asociación Española de la Carretera, AEC, está inmersa, desde 2020, en un proceso integrador con el conjunto del sector viario español, con vistas a proponer, desarrollar y acelerar iniciativas de alcance nacional para adecuar la modernización de las infraestructuras y la movilidad a los requisitos establecidos por Next Generation EU bajo el paraguas de la carretera segura, verde y conectada.

Sin embargo, nuevamente desde Bruselas, el viento sopla en contra de las infraestructuras viarias, y la financiación se muestra claramente orientada hacia otras infraestructuras de transporte tradicionalmente respaldadas en el ámbito comunitario.

Desde la AEC, creemos que es el momento de apostar por una nueva movilidad que integre a todos los modos de transporte y que, por supuesto, no deje fuera al modo elegido por más del 80% de los viajeros y el 50% de las mercancías de la Unión Europea.

Entre las numerosas iniciativas que se han financiado en todos los ámbitos entre 2021 y 2022 y que están previstas para los próximos meses destaca la baja representatividad de líneas de trabajo que permitan acometer la deseada trasformación digital y ecológica de la movilidad por carretera.

Es cierto que se han planteado iniciativas en el ámbito de la gestión del tráfico, de la transición hacia una iluminación más eficiente, de la adaptación de los túneles a los requisitos de seguridad europeos, de la reducción del ruido generado por el tráfico, de la construcción de aparcamientos o apoyo a la utilización de medios, de la maquinaria y los materiales más sostenibles... Sin embargo, se echa en falta un programa completo, con visión global, orientado hacia la verdadera transformación del modo viario, que contemple toda la red independientemente de su titularidad y que considere las necesarias modificaciones a lo largo de todo el ciclo de vida de las carreteras.

En el momento actual, sería más que oportuno un Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica, los conocidos PERTE, centrado en la carretera segura, verde y conectada, como en su momento propuso la Asociación Española de la Carretera, AEC, a las diversas manifestaciones de interés que se plantearon. Máxime, constatando como inversiones planteadas en otros ámbitos, también muy relevantes para la economía española, como la del vehículo eléctrico, no van a poder absorber todos los fondos inicialmente previstos, según las últimas noticias publicadas.

Las olvidadas redes locales

En estas líneas, quiero también llamar la atención sobre las dificultades de las redes locales de carreteras para atraer financiación. Resulta preocupante que las carreteras de titularidad provincial vayan a quedar fuera de las posibilidades de financiación del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. 

Las diputaciones provinciales, cabildos y consells son los grandes ausentes entre los beneficiaros de la mayor parte de las convocatorias que se están generando para construir un nuevo modelo de movilidad por carretera, más sostenible, digital, seguro y conectado. Se trata bien de fondos que gestiona directamente el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana con criterios propios de la red de la que es titular, bien de transferencias de fondos o convocatorias orientadas a las comunidades autónomas o a los ayuntamientos, que los gestionan atendiendo a sus propias prioridades.

El cumplimiento de los compromisos ambientales, de seguridad y de reto demográfico que nuestro país tiene con sus ciudadanos y con la Unión Europea no puede ignorar la relevancia de la red local de carreteras. Por ello, es preciso que se pongan en marcha los mecanismos necesarios para conseguir que esta red se incorpore a la imprescindible transformación digital y ecológica que se está planteando en otras infraestructuras.

Quiero terminar recordando que el sector viario está preparado para liderar y acometer proyectos de cambio que cumplan con los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, con el Pacto Verde Europeo, la Estrategia de Movilidad Sostenible e inteligente de la Comisión Europea, así como con los requisitos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia “España Puede” y numerosas de sus políticas palanca.

Desde la AEC, seguiremos trabajando sin descanso para que la carretera ocupe el lugar que merece como eje fundamental de la movilidad de los ciudadanos europeos.

Autor. Juan Francisco Lazcano Acedo. Presidente de la Asociación Española de la Carretera, AEC. 

Puedes conocer más sobre la Asociación Española de la Carretera en este link.