Actualidad

Ingeniería Civil para dummies. Los ladrillos

Jueves, 27 Octubre, 2022

Se trata de un elemento que se utiliza en el ámbito de la Construcción y que forma parte de nuestro vocabulario más habitual. De hecho, es una de las palabras de la Ingeniería Civil más usado por la gente que no pertenece a la profesión. Pero, ¿sabemos realmente cómo se realizan y para qué se utilizan?

En una nueva entrega de “Ingeniería Civil para dummies” del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, hablamos de los ladrillos. 

Una vez más, nos vamos a la Real Academia Española para conocer la definición de la palabra: “Masa de arcilla, en forma de paralelepípedo rectangular que, después de cocida, sirve para construir muros, solar habitaciones, etc.” También se utiliza esta palabra para aquellos elementos que tienen forma de ladrillo pero que están hechos de un material diferente a la arcilla.

Así pues, “los ladrillos se utilizan como elemento para la Construcción desde hace unos 11.000 años. Se documentan ya en la actividad de los agricultores del neolítico precerámico del Levante mediterráneo hacia 9.500 a. C. en forma de adobe, ya que en las áreas donde levantaron sus ciudades apenas existía la madera y la piedra. Los sumerios y babilonios secaban sus ladrillos de adobe al sol; sin embargo, para reforzar sus muros y murallas, en las partes externas, los recubrían con ladrillos de arcilla cocida, que son más resistentes a la intemperie. En ocasiones también los cubrían con esmaltes para conseguir efectos decorativos. Su difusión en el ámbito mediterráneo se produjo con la expansión del Imperio Romano. Las dimensiones fueron cambiando en el tiempo (Wikipedia)”.

En cuanto a su tipología, nos encontramos la siguiente (Wikipedia y Ladrillos Tecno 3): 

  • Cocido de arcilla, el más común. Los manuales o de tejar simulan las características de los ladrillos antiguos. 
  • Macizo, como su nombre indica, con pocas perforaciones (inferiores al 10% de su superficie).
  • Perforado, con perforaciones que ocupan más del 10% de su superficie. 
  • Hueco, con perforaciones para reducir su peso. 
  • Aplantillado, con perfil curvo. 
  • Borgoña. Para la decoración de interiores, con tres o seis agujeros. 
  • Clínker o gresificado, presentan más densidad y absorben menos el agua. 
  • Caravista, con un acabado especial.
  • Refractario, diseñados para soportar altas temperaturas como hornos. 
  • Decorativo, con motivos especiales. 

Cómo se hacen

Si bien existen ladrillos de diferentes materiales, los más conocidos son de arcilla (y los originales). Tal y como comentan en la web de Ladrillos Tecno 3, primera se extrae la materia prima, la arcilla. Se tritura, homogeneiza y se deja reposar al aire libre, de tal manera que los restos orgánicos que puedan quedar, se eliminan. Así se crea una materia más compacta y resistente.

Posteriormente, se llevan a cabo una serie de procesos para purificar la arcilla (la rotura de los terrones y la eliminación de piedras) y se deja en un silo. 

Una vez allí, se transporta la arcilla para incluirle a la masa ya obtenida agua y pasarla por planchas de calor de 130 grados. Se procede a su secado y, por último, el proceso más conocido, el de cocción a 1.000 grados. 

Dónde se usan

“Los ladrillos se utilizan en construcción para cerramientos, fachadas y particiones. Se utiliza principalmente para construir muros o tabiques. Aunque se pueden colocar a hueso, lo habitual es que se reciban con mortero. La disposición de los ladrillos en el muro se conoce como aparejo, existiendo gran variedad de ellos (Wikipedia)”. 

Así pues, los ladrillos, de los que habitualmente hablamos incluso de manera genérica para referirnos a otros materiales de la Construcción, tienen múltiples variedades, usos y, por supuesto, son fundamentales para la Ingeniería Civil.