Actualidad

Día Mundial del Urbanismo: Ingeniería Civil y Smart Cities

Martes, 08 Noviembre, 2022

El ocho de noviembre se celebra, desde 1949, el Día Mundial del Urbanismo. Propuesto por el profesor e Ingeniero argentino Carlos María della Paolera, busca llamar la atención sobre la necesidad de una organización y planificación urbanística que reclame el espacio verde y de ocio que necesita la población de las grandes ciudades en todo el mundo. 

Con motivo de este día, en el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas queremos compartir el artículo que ha aparecido hace unos días en el diario Información, elaborado por la Zona de Alicante del CITOP, en el que se analiza el avance de las Smart Cities desde el punto de vista de la Ingeniería Civil. 

Así, tal y como se destaca en dicho documento, “El concepto de Smart Cities o ciudades inteligentes se ha desarrollado exponencialmente en las últimas décadas, al menos en lo que a la teoría se refiere, ya que muchas urbes aún tienen demasiados impedimentos que gestionar para poder ser consideradas de ese modo”. 

Se trata de la organización urbanística de las ciudades desde un punto de vista digital y social, con la incorporación de elementos saludables a las grandes urbes: zonas verdes, transporte colectivo sostenible, servicios a los que acudir a pie… Todos estos se convierten en elementos indispensables para la próxima revolución urbana, en la que el Ingeniero Civil es el epicentro. 

De esta manera, en el artículo planteado por la Zona de Alicante del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, se realizan cuatro grandes apartados para analizar el papel de la Ingeniería Civil en el cambio de las ciudades para convertirlas en Smart Cities.

Ciudades nuevas y antiguas

El gran reto de la Ingeniería Civil no es la realización de nuevas ciudades, creadas de cero, que incorporen todos los elementos considerados dentro del concepto de Smart Cities, sino la adaptación de las antiguas urbes, especialmente las europeas, que se crearon con objetos diferentes.

En la mayoría de los casos, los planes urbanísticos antiguos (si es que se daban) buscaban la defensa del noble y la creación de barrios de servicios básicos, divididos por oficios. Esto, que ya no nos sirve, no implica que tengamos que deshacer la idea de transformas los cascos antiguos imposibles como el de Toledo: “Un buen ejemplo de ello es la ciudad de Luxemburgo o incluso Singapur, que es considerada una de las más inteligentes del mundo (si no la que más) pues ha sabido adaptarse a problemas candentes como el cambio climático y el aumento demográfico”.

¿Cómo se convierte una ciudad en Smart City?

Lo primero que se requiere son profesionales capaces de contar con el conocimiento específico de la organización urbanística antigua y de la actual y con experiencia en la implantación de los planes aprobados por la Administración Pública: “En este punto, hay que destacar la figura de los Ingenieros Civiles y de los Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, ya que son los principales responsables de que este cambio necesario se lleve a cabo”.

El diseño, la construcción y la gestión de las infraestructuras, ciudades y servicios son competencias de los ITOP e Ingenieros Civiles, los cuales cuentan con las capacidades y las atribuciones necesarias para hacerse cargo de la adaptación de las ciudades ya construidas. La digitalización y la profesionalización de los procesos que ha experimentado la profesión en las últimas décadas son garantía de su buen hacer. 

Las ciudades de los 15 minutos

Kilómetro cero, Economía Circular, comercio de barrio… Todos estos conceptos, que se han perdido con el desarrollo económico en el Primer Mundo, es la nueva tendencia en el urbanismo internacional.

Se trata de una vuelta a los orígenes pero apoyada ésta en la tecnología. Las Smart Cities se presentan, por tanto, como las ciudades tradicionales pero con software especializado en su gestión.

Las urbes de los 15 minutos buscan que los ciudadanos encuentren, a un cuarto de hora, todos los servicios públicos básicos, tiendas donde comprar, parques y, por supuesto, puntos de encuentro sociales. Todo ello, conseguido a través de medios sostenibles, ya sea a pie o en transportes colectivos de última generación.

Impulso gubernamental

La normativa vigente en términos de urbanismo es indispensable para poder llevar a buen puerto los planes gubernamentales y de la administración local. Por ello, se necesitan profesionales al tanto de los últimos cambios legales en dichos ámbitos, siendo los Ingenieros Civiles los llamados a liderar este proceso de información y de aplicación.

“En mayor o menor medida, los gobiernos locales, autonómicos y estatales están impulsando políticas que ayudan a la transformación de las ciudades, las cuales, según la ONU, “ocupan solo el 3% de la tierra, pero representan entre el 60% y el 80% del consumo de energía y el 75% de las emisiones de carbono”. Por esta razón, entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible que forman parte de la Agenda 2030 encontramos el de “Lograr que las ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles”. 

Energías renovables, menor contaminación y digitalización

El último de los puntos incluidos en el artículo de la Zona de Alicante del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas incide en las energías renovables y en la reducción de la contaminación, a través tanto de planes nacionales e internacionales como de la digitalización.

Muy ligado al apartado anterior, se incluye en esta información lo relacionado con la aprobación por el gobierno del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima para los años 2021-2030 y que conlleva la modificación de las viviendas y la adaptación de las ciudades a los nuevos requisitos internacionales de los ya comentados ODS. 

En cuanto a los transportes, que suponen una de las partes de la organización de las ciudades más complejas, su planificación a futuro viene recogida en la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada que, con el objetivo de 2030, busca el fomento de nuevos medios más sostenibles, con la gran presencia del tren. 

Por último, la digitalización significa la inclusión de nuevos procesos, basados en sofware de última generación, para reducir los consumos de energía y gestionar las ciudades de una manera mucho más efectiva, incluido todo lo relacionado con los transportes, como es el caso de #eCityMálaga.

Como conclusión, tal y como se recoge en Información, “el objetivo debería ser que un buen día el concepto de ciudad inteligente quedara en desuso, ya que todas ellas lo fueran. Hasta entonces, resta mucho trabajo por hacer y numerosos retos que afrontar. Pero con la capacidad y los conocimientos de los profesionales de la Ingeniería Civil no hay nada imposible”.

Puedes acceder al artículo completo, aquí.