Actualidad

III Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales con la asistencia de CITOP

Jueves, 19 Enero, 2023

Ayer, 18 de enero, tuvo lugar en Madrid el III Encuentro de Mujeres Profesionales de Unión Profesional y del Consejo General de la Abogacía con el título “Profesiones, cuidados e igualdad de género”.

Celebrado en la sede del Consejo de la Abogacía (paseo de Recoletos, 13 de Madrid), se congregaron los representantes de los Colegios Profesionales para abordar, desde la perspectiva de género, uno de los factores que más afectan a nuestras Colegiadas en el desempeño de la profesión: el cuidado. 

Para comprender el porqué de este evento, cabe determinar que cuidado, según la Real Academia Española, se define como “acción de cuidar”. En este sentido, con respecto a la mujer, se hace referencia a la responsabilidad social y adquirida de ésta en relación a atender a personas dependientes (menores o mayores), así como a la carga familiar en el espacio privado. 

Esta situación, que debería haberse eliminado con el devenir de las décadas, ha empeorado con motivo de la COVID: el teletrabajo, la renuncia al empleo para la atención a terceros, así como las peores condiciones laborales existentes de serie ha incrementado la renuncia de las mujeres a sus carreras, suponiendo ya el 75% del trabajo no remunerado del mundo.

De esta manera, tal y como explicó Victoria Ortega, Presidenta de Unión Profesional y del Consejo General de la Abogacía, en la mesa inaugural del encuentro, es importante analizar la gestión de los cuidados y lo que esto implica teniendo en cuenta que, lo que previamente se conocía como ética femenina (esa predisposición al sacrificio en la esfera privada) se convierta en ética humana, fomentando políticas del cuidado universales y transversales, haciendo hincapié, asimismo, en objetivos ambientales. 

Ortega estuvo acompañada, durante la ponencia institucional, por Emiliana Vicente, Vicetesorera de Unión Profesional y Presidenta del Consejo General del Trabajo Social, y por Begoña Suárez, Subdirectora General para el Emprendimiento, la Igualdad en la Empresa y la Negociación Colectiva del Instituto de las Mujeres. 

Ambas incidieron en el hecho de que se requieren pactos estatales y leyes transversales para la gestión del cuidado a personas dependientes, que permitan liberar a la mujer de la responsabilidad de atención dado que, a pesar de su integración en el mercado laboral, siguen pesando factores como un menor salario y un aspecto emotivo más desarrollado en las mujeres, dado que siempre han estado ligadas psicológicamente a estas tareas.

De la ciudadanía a la cuidadanía

La segunda parte del III Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales estuvo guiada por Octavio Salazar, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba y miembro de la Red Feminista de Derecho Constitucional.

Con su conferencia “De la ciudadanía a la cuidadanía”, nos presentó un repaso a los principales conceptos en torno al feminismo y a la lucha para hacer de los cuidados una corresponsabilidad familiar. 

El principal problema, que afecta también a las Colegiadas del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, es el paradigma establecido desde el propio constitucionalismo, donde el sujeto político es el Homo Economicus. Éste, que se consolida como autosuficiente y depredador, se ha apoderado también de todos los ámbitos de la mujer: su capacidad para decidir sobre su sexualidad, su trabajo y su independencia del cuidado. 

Esta situación ha llevado a una democracia imperfecta para con las mujeres y, por tanto, para con la sociedad, con una ciudadanía sexuada y un Estado social familiarista. Si bien los avances sociales han permitido una corresponsabilidad económica y de las tareas en el hogar, ésta no ha llegado a los cuidados, donde las mujeres siguen cediendo y afectando, así, a su carrera profesional. 

Para ello, se ha de realizar un cambio en la manera de legislar y en la de determinar las ayudas, tratando de llegar a la denominada administración cuidadosa, donde los derechos sociales son garantizados. 

Esto daría lugar a uno de los objetivos planteados por las nuevas sociedades: la equipotencia de mujeres y hombres, con el mismo poder y las mismas atribuciones. En este sentido, hemos de alejarnos del patrón paternalista y masculino que hemos heredado como sociedad y enfocarnos en la consecución de un nuevo modelo mixto en el que tanto la mujer como el hombre estén igualmente representados. 

La visión de las profesiones

Toda esta teoría, representada por Octavio Salazar, se puso en práctica en la última parte del III Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales con la mesa “Repensar los cuidados desde las profeisonales”, moderada por la periodista de RTVE Carolina Pecharromán, especializada en el ámbito de la igualdad.

En ella participaron Marta Vall-Llosera, Presidenta del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España; Noelia Rodríguez, Vicepresidenta del Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales; Carmen Sampayo David, Presidenta de la Comisión de Igualdad del Consejo General de Economistas; y Pilar del Pueblo López, Secretaria de la División de Psicología del Trabajo, las Organizaciones y los Recursos Humanos del Consejo General de la Psicología.

A través de las diferentes ramas de conocimiento y de desempeño representadas en la mesa, se pudo conocer mejor cómo afecta esta “tiranía” del cuidado a las mujeres profesionales y el empeño de las mismas por, desde su propia actividad, evolucionar hacia otros medios.

Así, desde la Arquitectura, se está llevando a cabo, junto con la labor de los Ingenieros Civiles, una nueva configuración de las ciudades para que permitan adaptarse a uno de los problemas sociales del presente y del futuro próximo: la avanzada edad de sus habitantes. 

También desde otras profesiones, como la de Educación Social, se busca representar a las personas en el centro, independientemente del género. Éste, además, ha influido e influirá en la situación femenina en el aspecto económico: una menor empleabilidad ahora perjudicará a las mujeres en el futuro, con una menor pensión.

Y desde el punto de vista psicológico, la responsabilidad y la autoexigencia femenina amenaza también a las Colegiadas, dado que se predisponen a la carga de los cuidados de su entorno por encima de, a veces, el desempeño de su profesión.

Conclusiones generales

La clausura del acto corrió a cargo de María Emilia Adán, Decana del Colegio de Registradores de España y de Marga Cerro, Presidenta de la Comisión de Igualdad del Consejo General de la Abogacía.

Adán hizo hincapié, como conclusión final, de la feminización de los cuidados por parte de la sociedad, siendo habitual y extendido el cuidado de los menores por parte de los hombres pero no de la tercera edad, lo que sigue dejando en una situación vulnerable a las mujeres. 

Por ello, es fundamental entender el ámbito público y privado desde tres pilares básicos:

  • Profesión.
  • Cuidado, también en el trabajo y desde las organizaciones.
  • Igualdad.

Participación del CITOP

El III Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales contó con la asistencia del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, representado por Alicia Castellano, Secretaria General del Consejo, y Maribel Santos, Vocal de la Zona de Madrid del CITOP, que también acudió en representación del órgano nacional.

Esta asistencia es fruto del interés del CITOP por la igualdad y la representación femenina en las profesiones, así como del compromiso para la evolución de la Ingeniería Civil hacia entornos más amables con todos sus profesionales, también desde la perspectiva de género. 

El Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, asimismo, es miembro del Grupo de Trabajo de Igualdad de Unión Profesional, que busca soluciones a problemas como el cuidado en el ámbito privado y su afectación en el aspecto público. 

Sobre Unión Profesional

“Unión Profesional es una asociación estatal, formada por 35 Consejos Generales y Superiores y Colegios Profesionales de toda España, entre los que se encuentra el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas. Fundada en 1980, su objetivo principal es la salvaguarda de la deontología profesional y la defensa del papel del Colegio”.