Actualidad

La Ingeniería española y el subgrupo A1. ¿Por qué España no cumple el Plan Bolonia?

Miércoles, 17 Abril, 2024

El Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas ha participado en El Confidencial Digital para poner sobre la mesa uno de los grandes problemas que afectan a la Ingeniería de nuestro país. Se trata de la no consideración de nuestros profesionales del Grado y de las antiguas carreras técnicas dentro del subgrupo A1 de Empleo Público. 

Desde el Gobierno, ya se ha mostrado el interés por considerar a las enfermeras dentro del nivel máximo en la Relación de Puestos de la Administración dentro de este año. Una reivindicación que se viene produciendo en nuestro país desde la aprobación del Plan Bolonia, en 1999. 

En dicho acuerdo comunitario, “se homogeneizaban los títulos universitarios en la Unión Europea bajo el paraguas del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). De esta manera, desapareció la antigua clasificación transformando las licenciaturas e Ingenierías (ambas con una duración de cuatro o cinco años) en Grados de cuatro años, desapareciendo por tanto las diplomaturas y las Ingenierías Técnicas (estudios de tres años, convirtiéndose así mismo en grados de cuatro años). Para la especialización surgió el nivel de Máster con una duración mínima de un año y máxima de dos”. 

Años después, concretamente en 2007, se aprueba el nuevo Estatuto Básico del Empleado Público para incluir la nueva modalidad de estudios del sistema universitario español. Así, se establece para el nivel máximo, el subgrupo A1, el título de Grado. No obstante esto, tal y como denuncia el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas en El Confidencial Digital, “a muchos titulados universitarios de Grado se les veta la posibilidad de acceder al subgrupo A1, impidiéndoles su derecho a una carrera profesional completa. Las administraciones pueden ordenar sus estructuras organizativas y sus relaciones de puestos de trabajo con las pruebas de acceso necesarias que garanticen los conocimientos que se considere oportunos, pero siempre respetando los principios de igualdad, mérito y capacidad”.

La pregunta que resulta de esta situación es por qué, todavía, no se ha implantado esta situación normativa en nuestro país. El principal problema es que, en España, se puso “en suspenso” esta adaptación real y efectiva hasta la nueva regulación de las profesiones, todavía sin llevar a cabo. 

En este sentido, se dieron las atribuciones de las antiguas Ingeniería técnicas a los Grados, lo que ha limitado la aplicación del Estatuto Básico del Empleado Público y distanciándonos de la realidad europea en ámbitos como la Ingeniería. 

“En el caso de la Ingeniería Civil, lamentablemente, los graduados en Ingeniería Civil tienen limitado su acceso al subgrupo A1 para actuar como lo que son: Ingenieros bien formados en universidades españolas. Tampoco parece razonable que el Estado español no aproveche todo el rendimiento posible de la inversión realizada en la formación de estos profesionales, la mayor parte de los cuales se han formado en universidades públicas”.

Plataforma Grupo A

Esta situación, que hace que unos Grados valgan más que otros. Es por ello que diferentes colectivos de profesionales y de sindicatos de nuestro país han creado la Plataforma Grupo A, que afecta a los ámbitos de la Sanidad, Educación, Trabajo Social, Ingeniería y Arquitectura. Más de dos millones de profesionales que se encuentran “vetados”, entre los que se encuentran los representados por el Instituto de Graduados en Ingeniería e Ingenieros Técnicos de España (INGITE), del que forma parte el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas. 

“En la actualidad, los Graduados universitarios no son tratados por igual antes la ley”, explica Carlos Dueñas, Presidente del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas: “En España, se está creando un contexto económico, laboral y social totalmente denigrante para los Graduados en ámbitos como la Ingeniería o la Sanidad. Parece que sus títulos valen menos para la Administración que otros, algo totalmente contrario al Espacio Europeo de Educación Superior y que contraviene el principio de igualdad que sanciona nuestra Constitución”. 

El Presidente del CITOP explica que “se trata de hacer compatible el sistema universitario español que emana del Plan Bolonia y la organización que necesita la Administración Pública de nuestro país, algo que se debería haber realizado hace décadas y que todavía está pendiente. Y, por supuesto, cambiar el actual sistema de administrativo de cuerpos que ha quedado obsoleto al seguir ligado a las antiguas titulaciones y a un sistema de atribuciones profesionales que no solo contradice el Plan Bolonia sino que, además, es, en muchos casos, preconstitucional”.

Más datos

Si tenemos en cuenta los últimos datos aportados por el Observatorio de la Ingeniería de España de 2022, el 65% de los Ingenieros de nuestro país ostentan el título de Ingeniero Técnico o de Grado en Ingeniería (un total de 482.500 Ingenieros). “La densidad de profesionales de la Ingeniería en España es de 15,7 Ingenieros por cada 1.000 habitantes. Esta ratio de profesionales es superior al de Italia (11,0), similar al de Francia (14,4) e inferior al de Alemania (20,4)”. 

Por tanto, debemos proteger a nuestros profesionales y darles un contexto legal que proteja el desempeño de las profesiones que se engloban dentro de la Ingeniería de nuestro país. Por tanto, es fundamental la correcta aplicación del Plan Bolonia, también en la Administración Pública. 

Puedes leer el artículo completo en El Confidencial Digital.