Actualidad

Factor humano en la Seguridad Vial

Miércoles, 22 Junio, 2022

A lo largo de las últimas semanas, en el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, hemos analizado los diferentes factores que influyen en la Seguridad Vial, enfocándonos, principalmente, en la última normativa aplicada, así como en elementos técnicos como la señalización y la conservación y desarrollo de infraestructuras básicas para la misma. 

No obstante, todavía no se ha analizado uno de los puntos principales en la consecución de los objetivos de Seguridad Vial: el factor humano. “Está relacionado con las actitudes y aptitudes en la conducción que tiene cada persona: condiciones físicas y psíquicas,conocimientos y habilidades para conducir y predisposición en el cumplimiento de la normativa aplicable (Empresas del Metal de Madrid)”. 

Entre sus riesgos asociados, siempre atendiendo a AECIM, se encuentran la velocidad, las distracciones (como el móvil), los medicamentos, la fatiga y el sueño, el alcohol y las drogas y los problemas de salud. 

Pero, a la hora de analizar los datos, ¿en qué medida el factor humano afecta a los accidentes de tráfico? “Cuando ocurre un accidente de tráfico se dice que “El Factor Humano” es el primer factor que interviene, debido sin duda alguna, al ser la persona la que toma las decisiones sobre el movimiento del vehículo (Fundación MAPFRE)”. 

A lo largo de los últimos años, factores como las infraestructuras y los automóviles han avanzado en la consecución de mejoras para la reducción de los accidentes de tráfico. “El factor humano apenas ha experimentado cambios. Ni la formación de los conductores ha mejorado sustancialmente, ni el examen para la obtención del permiso de conducir se ha adaptado a las nuevas tecnologías que incorporan los automóviles actuales […] El 90 por ciento de los accidentes tienen su origen en el factor humano, por este motivo no podemos dejar a criterio de los conductores y de su curiosidad, más o menos intensa, la formación que requieren las nuevas tecnologías que incorporan los vehículos, la concienciación sobre conductas y actitudes peligrosas, así como desechar de una vez las leyendas urbanas y las técnicas de conducción que parcialmente válidas en los años 70 siguen siendo aplicadas, y lo que es peor, enseñadas en el siglo XXI (José María Quesada, Ponle Freno)”.  

Ante esta situación, la de dependencia de la actitud y de la aptitud del conductor para evitar accidentes, entidades como
Fundación MAPFRE ha creado un programa para la concienciación de esta problemática en la Atención Primaria. Con el nombre de “Médicos por la Seguridad Vial”, esta iniciativa trata de “contribuir a la prevención de accidentes de tráfico, domésticos, deportivos y de ocio, a través del consejo médico. El objetivo principal de esta iniciativa es que los médicos, en sus consultas, conciencien a sus pacientes, y a la sociedad en general, de la importante relación que existe entre la seguridad vial, el bienestar y la calidad de vida, así como de la necesidad de fomentar la prevención de accidentes. Es esencial que la población esté informada de cómo enfermedades, sus síntomas y tratamientos pueden ser causa de riesgo en la vía pública, ya sea como peatones o como conductores”.

Otro de los pilares fundamentales es la Educación Vial. En España, un sinfín de asociaciones, administraciones y entidades privadas alertan sobre la necesidad de informar y de educar a los conductores ante los peligros de la carretera. 

Antena 3, a través de Ponle Freno, ha elaborado una guía de cinco acciones básicas al volante que reducen en 645 las posibilidades de morir en accidente de tráfico:

  • Llevar puesto el cinturón de seguridad, independientemente de tu lugar en el vehículo.
  • No ingerir alcohol.
  • Respetar los límites de velocidad.
  • No usar el móvil con el vehículo en marcha.
  • Utilizar un vehículo en plenas condiciones (aquí, la antigüedad del mismo también reduce las opciones de sufrir un accidente).

Si bien ya sabemos, en la mayoría de los casos, cómo evitar un accidente de tráfico, ¿cómo reacciones cuando éste ocurre? 

Comportamiento ante accidentes

El estudio “¿Saben los conductores españoles comportarse con seguridad en caso de avería o accidente?”, presentado en junio de 2022 (con la asistencia a la presentación del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas) ha analizado cómo han actuado 715 conductores ante un incidente en carretera. 

La Fundación CEA del Comisariado Europeo del Automóvil, responsable del informe, extrae las siguientes conclusiones del análisis:

  • “El 44% de los encuestados ha necesitado asistencia del servicio de grúa en los últimos cinco años.
  • Aunque es un elemento obligatorio, más del 2% ha contestado que no dispone de triángulos de preseñalización de peligro en sus vehículos.
  • Casi el 38% de los encuestados ya dispone de la señal V-16, pero que más de la mitad no comprueba regularmente su funcionamiento.
  • Un número importante de los encuestados no sabe qué hacer en ese momento: el 30% no se bajó por la puerta más alejada del tráfico y el 50% desconoce que si se tiene que quedar en el interior del vehículo, manteniendo abrochado el cinturón de seguridad.
  • Más del 30% llamaron al servicio de asistencia antes de tomar las medidas de seguridad necesarias”.

Estos datos, que sin duda dejan entrever una situación de desinformación en carretera, especialmente ante situaciones de crisis y de peligro extremo, confirman las cifras presentadas en 2020 (tal y como recoge dicho estudio) de la Dirección General de Tráfico: “Según datos de la DGT, en el año 2020 se produjeron seis muertos y seis heridos graves que estaban reparando el vehículo en la vía y falleció una persona y cuatro resultaron heridas graves que estaban auxiliando en un accidente anterior”.   

En definitiva, el factor humano, que es clave en los accidentes de tráfico, se apoya en dos puntos principales. Por un lado, en la condición física del conductor, que ha de ser consciente tanto de su estado de salud presente como futuro (especialmente si ingiere medicamentos, tal y como hemos comentado anteriormente).

Por otro, en la Educación Vial que éste haya recibido y en el respeto a las normas básicas de la DGT (algo que, normalmente, va de la mano). 

Estos dos elementos determinan una parte importante en la siniestralidad y, unidos al estado de las infraestructuras y del automóvil, sin olvidar la normativa, conforman la Seguridad Vial de nuestro país.

Un trabajo de fondo y que implica a todos los agentes sociales para la consecución del gran reto de la Dirección General de Tráfico: cero víctimas mortales en carretera en 2050.

Ingeniería Civil y Seguridad Vial

En junio, el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas está llevando a cabo la campaña “Ingeniería Civil y Seguridad Vial”, con contenidos especializados en este ámbito de la profesión.

Desde diferentes perspectivas, que incluyen un artículo de Pere Navarro, Director de la DGT, se analizan los factores que inciden en los accidentes de tráfico, de tal manera que se conozca, de manera global, todo aquello que favorece y perjudica para la reducción de la siniestralidad en carretera.