Actualidad

Día Europeo sin Coches 2022

Jueves, 22 Septiembre, 2022

Hoy, 22 de septiembre, se celebra el Día sin Coches, como punto y final de la Semana Europea de la Movilidad, promovida por la Comisión Europea y a la que se adscriben, cada año, ciudades, barrios y distritos de todo el mundo (incluso no englobados en la propia Unión). 

En el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas hemos informado, en los últimos días, sobre diferentes acciones que se están llevando a cabo en nuestro país, así como los datos más recientes sobre siniestralidad de los patinetes eléctricos y de las medidas a corto plazo para reducir el número de accidentes que éstos provocan. 

Pero la Nueva Movilidad engloba a muchos más agentes. Concebida como el conjunto de acciones, herramientas y procesos para la consecución de la reducción de las emisiones en los desplazamientos de personas y de mercancías, la Nueva Movilidad ha evolucionado considerablemente en los últimos años.

Actualmente, este concepto va de la mano de una nueva manera de entender el urbanismo, incorporando una acción social mucho más pronunciada. Las ciudades se reconvierten en espacios más amables para todos sus habitantes, permitiendo un incremento en su calidad de vida y una mayor inclusión social. 

En lo que concierne a los planes internacionales para frenar el daño al Medio Ambiente, destaca el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 11, referido a “Ciudades y Comunidades Sostenibles”. Entre las metas propuestas por dicho ODS, destaca “de aquí a 2030, proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos y mejorar la seguridad vial, en particular mediante la ampliación del transporte público, prestando especial atención a las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad, las mujeres, los niños, las personas con discapacidad y las personas de edad”.

Si bien las urbes, independientemente de su tamaño, se han puesto a la tarea de implantar medidas para la mejora de los desplazamientos en sus núcleos, el gobierno central también está llevando a cabo otras acciones, a nivel nacional, para avanzar en los objetivos propuestos por la Agenda 2030. 

Entre las medidas adoptadas, se encuentra la implantación de la velocidad de 30 kilómetros por hora que, en junio, celebró su primer aniversario en España. Una normativa, incluida en la legislación por la Dirección General de Tráfico que ha superado la prueba y se queda para largo, tal y como anunciaba Pere Navarro, su Presidente, en la web del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas. 

También se está realizando de manera progresiva en nuestro país el incremento del área dedicado a las Zonas de Bajas Emisiones, con su obligatoriedad a partir de 2023 para municipios de más de 50.000 habitantes en la península y de 20.000 para los núcleos con mayor concentración de gases, con una normativa especial para territorios insulares. 

El conjunto de acciones que se han de llevar a cabo, establecidas por la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, se han englobado en forma de Guía de Directrices para la Creación de Zonas de Bajas Emisiones, realizada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico junto a la Federación Española de Municipios y de Provincias.

En este documento, disponible online, se explican los objetivos principales en la creación de zonas en los núcleos urbanos con restricciones al tráfico rodado:

  • Mejora de la calidad del aire y salud de la ciudadanía.
  • La contribución a la mitigación del cambio climático.
  • El cambio modal hacia modos de transportes más sostenibles.
  • El impulso de la eficiencia energética en el uso de los medios de transporte.

De esta manera, “el urbanismo de proximidad y la reorganización de la movilidad urbana permiten disminuir el efecto isla de calor y reducir los impactos sobre la salud humana. Las ZBE son espacios donde potencialmente se puede enfatizar el desarrollo de la infraestructura verde y la biodiversidad urbana, los sombreamientos naturales o artificiales, los Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible y pavimentos más permeables, la recuperación del espacio público para la ciudadanía, etc. No hay que olvidar, además, otra fuente importante de emisiones contaminantes y de GEI como son los sistemas de climatización que usan combustibles fósiles. Las acciones dirigidas a la rehabilitación energética y a la electrificación de los sistemas de climatización tienen evidentes sinergias con el objetivo último de reducción de emisiones en las ZBE”. 

Con el objetivo claro, falta por conocer su tipología. Tal y como determina el documento, podemos hablar de ZBE de núcleo o de anillo. Las primeras se definen como “delimitación de un área/áreas con cretas en el municipio”, con la posibilidad de ampliación posterior. En cuanto a las de anillo, éstas presentan la “delimitación de una o varias zonas de transición de las ZBE Núcleo o Especial, con aplicación de medidas graduales que permitan evitar un posible efecto frontera. Se trata de un modelo en el que se combinan un núcleo de mayores restricciones y una o más áreas de menores restricciones”. 

A estos dos tipos de Zonas de Bajas Emisiones, el documento añade dos más: las especiales (“Delimitación de áreas con características especiales, debido a la gran atracción de desplazamientos en automóvil de áreas especializadas como parques empresariales, polígonos industriales o campus universitarios, ámbitos sanitarios o educativos…”) y las puntuales (“Tramos de calle en los que se desea asegurar un entorno de mayor calidad ambiental y seguridad, mediante la reducción y calmado el tráfico, así como de las emisiones por tratarse de entornos fundamentales para grupos de población vulnerables”). 

Ya vista su modalidad, hemos de incorporar a la ecuación de las ZBE un nuevo factor, el económico. “El acceso y circulación en la ZBE puede incorporar el pago de una tasa o peaje, cuya cuantía puede además variar en función de las condiciones del vehículo, en base al principio “quien contamina paga”. El peaje aparece como una medida efectiva para estimular el cambio modal y reducir el volumen de tráfico, puesto que traduce los impactos negativos del automóvil a términos económicos claramente perceptibles por la ciudadanía”. 

Ante esta situación, se buscan medidas adicionales para favorecer el desplazamiento de la población, también en coche. Llegan las nuevas modalidades de vehículo privado, entre los que se encuentran los eléctricos y las medidas asociadas al fomento de su uso. 

Vehículos de combustión en 2035

De manera paralela a las normativas relacionadas con el desarrollo de las Zonas de Bajas Emisiones, desde la Unión Europea se ha aprobado la prohibición de venta de vehículos nuevos de combustión a partir de 2035. 

Una apuesta para conseguir la reducción de emisiones al 100% y que no ha convencido a todo el mundo, especialmente en España, donde nos encontramos ante uno de los parques de vehículos más antiguos de todo el continente: “Los automóviles en España son más antiguos que en el resto de Europa. La edad media del parque automovilístico nacional volvió a subir un 3% en 2021 hasta situarse en los 13,5 años, dos más que la media de edad europea, de 11,15 años, tal y como señala el último informe anual de ANFAC, Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (El Correo)”. 

Pero a los usos y costumbres de los conductores en nuestro país, se une el precio de los vehículos híbridos y 100% eléctricos (con un mercado de segunda mano apenas existente), el coste de la reparación de los mismos ante accidentes y, por supuesto, la falta de infraestructura de recarga. 

Tal y como explica ANFAC, los principales problemas asociados al vehículo verde en nuestro país son:

  • Insuficiente infraestructura de recarga, la cual está distribuida de manera irregular en el territorio.
  • Potencia insuficiente de estos puntos, los cuales no están del todo adaptados a las necesidades de los vehículos, especialmente en lo relativo a la carga rápida.
  • Brecha cada vez mayor con otros países de la Unión Europea en relación a los puntos anteriores, dejando a España a la cola del cambio de paradigma. 

Con esta situación, se están dando pequeños pasos para la mejora de la situación. En junio, el Gobierno, a instancias del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, aprobó la modificación del Código Técnico de la Edificación, CTE, para la inclusión de puntos de recarga mínimos en los ediciones de nueva construcción y en los de nueva intervención. 

No obstante esto, el vehículo eléctrico, no ha de desviarnos del principal objetivo del Día sin Coches que se celebra hoy: prescindir de este tipo de desplazamiento, sea o no verde, y fomentar otras opciones en los núcleos urbanos. Para ello, el fomento del transporte público pasa a ser protagonista, algo todavía pendiente en muchas grandes urbes.