Actualidad

Aprobación de los Planes Hidrológicos de Tercer Ciclo

Jueves, 26 Enero, 2023

El pasado 24 de enero, salía a la luz la aprobación, por parte del Consejo de Ministros, de los Planes Hidrológicos de Tercer Ciclo para el periodo 2022-2027. Una medida que, como es habitual, ha levantado ampollas entre comunidades autónomas, especialmente en lo referente al trasvase del Tajo-Segura, del que ya hemos hablado en el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas (ver artículo). 

Pero comencemos por el principio. El documento define las líneas de actuación para la gestión de los recursos hídricos en España hasta el próximo 2027. Éstos se organizan en cuencas hidrográficas (25 en total en nuestro país), “de las que 12 dependen de la Administración General del Estado porque atraviesan más de una comunidad autónoma. El Gobierno ha aprobado los planes de estas 12 cuencas y los de Galicia Costas y Baleares, ya que es competente también para los planes hidrológicos de cuencas interiores y autonómicas”.

En esta ocasión, se han incluido medidas que tienen en cuenta las modificaciones que ha sufrido España en caudal con motivo del Medio Ambiente. Así, “las principales categorías de inversión serán el saneamiento y la depuración, la modernización de regadíos, la mejora de abastecimientos, la gestión del riesgo de inundaciones, la restauración del dominio público hidráulico, la construcción de infraestructuras y la digitalización del ciclo del agua para asegurar un uso más eficiente”.

Del total de inversión, 22.844,41 millones de euros, 10.600 millones saldrán de las arcas del Estado, 8.300 millones de las comunidades autónomas y 2.300 millones de las administraciones locales. El resto será aportado por agentes financiadores en algo más de 1.500 millones de euros. 

Las principales partidas serán las de saneamiento y depuración (mejora de la red establecida), con un presupuesto superior a los 6.600 millones de euros, de mejora de los abastecimientos (2.200 millones de euros), de infraestructuras de regadío (5.000 millones de euros), de gestión del riesgo de inundación (2.000 millones de euros) y de restauración y conservación del Dominio Público Hidráulico (1.300 millones de euros). 

Ente los objetivos más repetidos en la presentación de dicho plan, destacan los medioambientales, que controlarán el cauce de las masas de agua en España para la preservación de los entornos naturales. Tal y como recoge La Moncloa en su web, “Se estima que los caudales de los ríos españoles se han reducido un 12% desde 1980. Para adaptarse a una realidad en la que el cambio climático reducirá la disponibilidad del agua, el texto plantea un cambio de tendencia en el uso de los recursos. En concreto, se reducen las asignaciones para los distintos usos pasando de los 28.000 hm3/al año que marcaba la anterior planificación a 26.800 hm3/al año, una medida orientada a garantizar el acceso equitativo al agua para todos los ciudadanos. Al mismo tiempo, para diversificar las fuentes de obtención del recurso se dota de mayor protagonismo a la desalación, de forma que se garantiza el suministro y se equilibran las demandas y los requerimientos medioambientales”. 

De ahí la apuesta por la reducción de los trasvases (algo que veremos a continuación), así como la desalinización y la reutilización de las aguas, también en lo referente a las inundaciones y a la sequía. Se busca la seguridad hídrica para evitar males mayores como los vividos en los últimos años en España, con cambios bruscos y violentos en el comportamiento de las masas de agua.

Se apuesta, asimismo, por la digitalización en la gestión de las aguas para el incremento de la eficiencia en la gestión, con el uso de, entre otras disciplinas, el Big Data: “el Proyecto Estratégico de Recuperación y Transformación de la Economía (PERTE) de Digitalización del ciclo del agua tiene, como principal objetivo, aumentar la eficiencia del uso del agua. Empleará las nuevas tecnologías y el "Big Data" para conseguir una información precisa y actualizada de los recursos de agua disponibles y las demandas en abastecimientos urbanos y en el regadío, mediante una inversión total de 3.060 millones de euros”. 

Polémica por el trasvase Tajo-Segura

Con fecha de inicio de actividad en 1979, el trasvase Tajo-Segura se presenta como una de las grandes obras de Ingeniería Civil de nuestro país, dado que permite la cesión de cauce del río del mismo nombre al Levante, concretamente a las provincias de Murcia, Almería y Alicante. 

Esta infraestructura, de gran importancia, ha sufrido constantes polémicas por el caudal cedido, especialmente en épocas de sequías y de desavenencias políticas. En esta ocasión, con la aprobación del nuevo Plan Hidrológico, no iba a ser menos. Tal y como recoge El Mundo, tras la aprobación del nuevo documento, “este Plan Hidrológico tiene como principal novedad el establecimiento, por primera vez, de un caudal ecológico en la cabecera del Tajo. Ello implica una reducción del agua trasvasada que el Gobierno, en el peor escenario, cifra entre 70 y 110 hectómetros cúbicos y que los regantes sitúan en un fijo de 78 hm3/año”. 

Estos datos se han presentado a niveles globales y ya han provocado la protesta de agricultores, del sector turismo y, por supuesto, de los responsables de las comunidades autónomas afectadas. Las primeras cifras aportadas ya hablan de la eliminación de 12.000 hectáreas de regadío y de 15.000 parados más en las regiones de Murcia, Alicante y Almería. 

Esta acción, que en principio sigue las directrices de la Unión Europea en relación al ahorro del agua, busca la consecución de los siguientes números de cara a los próximos años, siempre según lo publicado en El Mundo: “el caudal ecológico del Tajo aumentará en siete hectómetros cada año hasta 2026; subirá a ocho en 2026 y a 8,65 en 2027 -cuanta más caudal ecológico tenga el Tajo, menos agua se trasvase-“. 

La alternativa presentada por el Gobierno es la inversión en infraestructuras del agua como desalinizadoras y para la reutilización de esta materia prima, tal y como se hace en las Islas Canarias. Una opción que los afectados no ven claro, siendo los responsables autonómicos los que han llamado a la movilización, también judicial. 

Más información sobre los Planes Hidrológicos de Tercer Ciclo, aquí.