Actualidad

Ingeniería Civil para dummies. Los ojos de gato

Jueves, 11 Abril, 2024

Una nueva entrega de una de las secciones más leídas en el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas. Se trata de “Ingeniería Civil para dummies”, que trata de compartir con la sociedad conceptos básicos de la profesión.

En esta ocasión, hablamos de los ojos de gato. Justo ayer, en esta web, analizamos los datos aportados por Fundación MAPFRE y la Asociación Española de la Carretera en el informe “Cómo salvar 300 vidas al año en España. La contribución de las carreteras convencionales a la mejora de la Seguridad Vial con medidas de bajo coste”.

Desde ambas entidades, se ponía en alerta la necesidad de invertir 1.800 millones de euros en las carreteras secundarias de nuestro país, escenario del 50% de los accidentes, a pesar de contar con un tráfico más reducido, en comparación con las autovías y las autopistas.

Entre las mejoras planteadas, se encontraba la mejora de la señalización, entre la que se encontraban los captafaros reflectantes, también conocidos como tachas reflectivas u ojos de gato.   

Estos se definen como “marcadores retro-reflectivos desarrollados para delinear de manera efectiva las rutas dentro de las vías en condiciones de poca visibilidad, es decir: que sean percibidas y detectadas durante noche, a la vista de los conductores, inclusive en condiciones climáticas adversas. Su uso ha demostrado reducir considerablemente, los índices de accidentes en carreteras, por ello, son consideradas elementos relevantes en la señalización vial de carreteras (CCIMA Señalizaciones)”.

Se trata, en definitiva, de dispositivos pequeños, ubicados en el pavimento y en quitamiedos, que reflectan la luz de los vehículos (similando ojos de gato, así como su nombre indica) y favoreciendo el reconocimiento del trazado por parte de los conductores. 

Este característico invento, implantado masivamente en España, fue realizado por Percy Shaw en 1933 para evitar zonas con alta frecuencia de nieblas en Inglaterra. Actualmente, ha evolucionado y se trata de una herramienta muy útil: “El alto desempeño, la durabilidad, la resistencia a la abrasión, y la alta calidad reflectiva de las tachas, son características importantes y garantizan la visibilidad y delineación efectiva de la ruta, siempre y cuando la tacha cuente con una adherencia adecuada al pavimento (CCIMA Señalizaciones)”. 

Actualmente, podemos encontrar captafaros en blanco, rojo, amarillo y verde y permiten visibilizar la carretera hasta 900 metros, lo que hacen de estas herramientas un sistema sencillo, económico y eficaz en el ámbito de la Seguridad Vial. 

Conocemos más sobre la profesión en “Ingeniería Civil para dummies” y te invitamos a enviarnos a informacion@citop.es nuevos temas para compartir con la sociedad.