Actualidad

Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo 2023 en el CITOP

Viernes, 28 Abril, 2023

El 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y de la Salud en el Trabajo, instaurado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2003. Tal y como recoge la Organización de Naciones Unidas en la web creada para este día, “se pretende promover la prevención de los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales en todo el mundo. Es una campaña de sensibilización dentro de la estrategia global de la OIT destinada a centrar la atención internacional sobre la magnitud del problema y sobre cómo la creación y la promoción de una cultura de la seguridad y la salud puede ayudar a reducir el número de muertes y lesiones relacionadas con el trabajo”. 

Los avances en la seguridad en los entornos laborales se han visto perjudicados con motivo de la pandemia, así como una serie de factores adicionales de los que nos pone en alerta la ONU:

  • “Nuevas tecnologías y procesos de producción. Tal es el caso de campos como la nanotecnología o la biotecnología.
  • Nuevas condiciones de trabajo, por ejemplo, mayores cargas de trabajo, intensificación del trabajo a raíz de los recortes de plantilla, malas condiciones asociadas con la migración por motivos de trabajo, trabajos en la economía informal.
  • Nuevas formas de empleo, por ejemplo, el empleo independiente, la subcontratación o los contratos temporales”.

Todo esto, pone en riesgo los objetivos conseguidos desde las organizaciones internacionales y los países en pro de un incremento de la mejora de la seguridad y la salud en el trabajo. 

Construcción

En la Construcción, nos encontramos, además, con un sector especialmente concienciado en el área de los accidentes laborales, también por una tradición de siniestralidad mayor que en otros ámbitos de la economía.

“La Construcción es la segunda actividad que ha acumulado más accidentes mortales entre noviembre de 2021 y octubre de 2022, sólo por detrás del sector servicios, según los datos del Ministerio de Trabajo. Así, de las 661 muertes acumuladas en este intervalo, 147 tuvieron lugar dentro de la Construcción, 29 más que en el periodo de doce meses inmediatamente anterior (The Objective)”. 

Según los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social a los que hace referencia el párrafo anterior y en el avance de enero-diciembre de 2022, los accidentes con baja, producidos durante la jornada laboral, se han incrementado un 10,9% con respecto a 2021, siendo la mayor parte de ellos de trabajadores por cuenta ajena.

En cuanto a la Construcción, en 2021, se produjeron 78.264 accidentes de trabajo, siendo éstos en 2022 de 81.525, un 4,2% más. 

Pero si este crecimiento es alarmante, dado que se trata de accidentes con baja, más lo es la cifra final de fallecimientos. Si tenemos en cuenta el mismo informe del Ministerio, vemos que él índice de “incidencia de accidentes mortales en jornada de trabajo” ascendió del 9,20 en 2021 al 11,28 en 2022, solo por detrás del sector Agrario, que prácticamente duplicó la incidencia.

Las cifras totales tampoco ayudan. En 2022, en el sector de la Construcción, se produjeron 133 muertes de trabajadores asalariados, frente a las 97, lo que supuso un incremento superior al 37%. A estos fallecidos, hay que añadir, también en la Construcción, los 17 trabajadores por cuenta propia que murieron en el sector en 2022, cuatro menos que en el año anterior (un dato menos negativo, al menos).

En cuanto a comunidades autónomas, el mayor número de accidentes con baja laboral se ha producido en Cataluña, con 96.137 casos, de los cuales, 467 han sido graves y 80, fallecimiento. 

Pero, ¿en todos los subsectores de la Construcción se produce el mismo número de siniestros? Si atendemos, una vez más, al informe elaborado por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, vemos que de los 81.525 accidentes con baja laboral producidos durante la jornada, 80.439 fueron leves y 150, fallecidos. En el caso de las actividades de construcción especializadas, éstas produjeron, en 2022, un total de 44.918 accidentes con baja laboral, por delante de construcción de edificios (32.706) e Ingeniería Civil (3.901). Los dos primeros subapartados presentan la misma cifra de fallecidos (68), frente a los 14 de Ingeniería Civil. 

Pero, ¿a qué se debe este incremento de los accidentes? Desde Círculo Legal han apuntado, en diferentes medios de comunicación, con motivo de los datos del Ministerio, a que las razones pueden deberse a un incremento de los retrasos, con motivo de la falta de materiales por la pandemia y por la guerra de Ucrania, principalmente; y a la falta de formación especializada en el sector.

En este último punto, cabe destacar que, en las últimas décadas, se ha hecho un esfuerzo en la Construcción para el incremento de profesionalización de los proyectos, siendo la tendencia de los últimos años a la baja en materia de accidentes laborales. No obstante eso, sí que se ve una dinámica negativa tras la pandemia que habrá que modificar por el bien de los trabajadores, asegurándoles las mejores condiciones en el desempeño de su profesión.